Maduro ordena reconstruir depósitos de combustible t…
Niño de seis años muere en incendio en el Suburbio d…
Hula-hula abandonada en Guayaquil no tenía explosivos
Papa Francisco asegura que 'la alianza entre adultos…
Policía detiene a presunto involucrado en la explosi…
Hallan 190 tanques de gas abandonados en un bote en …
Sismo de magnitud 4.7 en zona de enjambres frente a …
EE.UU. prueba misil balístico intercontinental

Un viaje a través de la historia de la paja toquilla manabita

Foto: Katherine Delgado para EL COMERCIO

Foto: Katherine Delgado para EL COMERCIO

El 5 de diciembre se celebró la declaratoria del tejido del sombrero de paja toquilla como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.Foto: Katherine Delgado para EL COMERCIO

Un equipo de Chic! viajó a Manabí por la celebración del quinto aniversario de la declaratoria del tejido del sombrero de paja toquilla como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. La primera parada fue El Aromo, la localidad donde se cultiva la paja y donde al menos cuatro familias se dedican al secado de esta fibra vegetal. Este material se distribuirá a las comunidades de tejedores de Manabí, entre ellas, Las Pampas, Cerro Copetón, Picoazá, Membrillal y Santa Ana.

La segunda parada fue en Montecristi, ciudad en la que el 5 de diciembre se reunieron tejedores de diferentes comunidades para contar sus vidas a través de este quehacer precolombino. El recorrido finalizó en Pile, un pueblo reconocido a escala global por ser hogar de los sombreros más finos. Las características de la paja que se da en esta comunidad, el proceso de secado y el talento de los artesanos contribuyen a que el producto final luzca delicado, por las puntadas tan finas, pero sea flexible y duradero.

Esta es la primera entrega para conocer los secretos detrás de la manufactura patrimonial del Ecuador.

Click en la imagen. 

Tema

Cerrar