Cuenca encendió su árbol de Navidad
Trámite de derogatoria a reforma tributaria tomará meses 
Siniestro de tránsito ocurrió en la autopista Genera…
En cinco años se han destruido 55 315 armas de fuego…
Un catamarán fabricado en Santa Elena navega en San Pablo
El carnet es obligatorio en Santo Domingo de los Tsáchilas
Viva las fiestas de forma segura con estas recomendaciones
Nuevos jueces anticorrupción resolverán 44 tipos de delitos

Cartas al director / 16 de noviembre del 2021

Diabetes en tiempos de de covid: ¿Otra pandemia?

Víctor Pacheco

2020, pandemia de covid. Ecuador: 520 mil casos confirmados, 72 mil “muertes en exceso”, 33 mil muertes confirmadas y probables. La peste saturó hospitales, rompió la economía, destruyó vidas, socavó la sociedad y la democracia, y acabó en ‘corona hambre’. A más de desnudar y descarnar un Sistema Nacional de Salud endeble desde siempre, resultó en el apocalipsis de los indicadores de salud de enfermedades crónicas. Para diabetes: 2 965 “muertes en exceso” (de 4 900 a 7 900), un 60% más. Y un incremento en la mortalidad hospitalaria de un 68%.

Al margen de la potenciación del efecto covid más diabetes, la razón de estos datos emerge del abandono de los programas de prevención, control y tratamiento de la diabetes. Ahora, con el 59% de la población vacunada y a tiempo del Día Mundial de la Diabetes, es hora de planificar el apoyo sanitario y social, direccionado a la disminución de las desigualdades y deficiencias en la atención de salud… y no solo en diabetes.  

Recomendación a la crisis carcelaria

César Eduardo Gallardo

No entiendo cómo se matan en el interior de las cárceles. No entiendo cómo dejan pasar armamento de alta peligrosidad. Ver que en un año hay más de 225 PPL asesinados es inconcebible. Todo porque no se implementan una medida básica cuál es DESALOJAR a los detenidos y revisar todas y cada uno de los pabellones.

Pero, ¿qué hacer con los detenidos?, ¿a dónde llevarlos? A los cuarteles señores. Los militares que ocupan los cuarteles, soldados, cabos, sargentos y otros, pueden retirarse a sus casas e ir a laborar normalmente a su destacamento, pero considero que en 15 días de albergar a los PPL, se revisará minuciosamente el interior de los pabellones de cada una de las cárceles. Es entonces cuando el Presidente, el Ministro de Defensa y la Comandancia, tienen que tomar esta medida, si no, no van a poder ver dónde están las municiones y el armamento de los grupos delincuenciales que existen en las cárceles.

De nada sirve armar operativos, en donde militares y policías están fuera de los centros, y no pueden ingresar, es adentro el problema, y la única forma de limpiar las celdas es desalojando a los presos, es ahí donde está el armamento, las granadas, los fusiles. Ojalá es esta recomendación se haga patente y se ponga en práctica.  

Lo inescrutable de la vida

Hernán Patricio Orcés Salvador

Hay hechos o circunstancias de la vida que se presentan de manera inesperada y no podemos determinar, ¿por qué tenían que presentarse? No nos habíamos imaginado que sucederían y cuando aparecen pueden crearnos diferentes sensaciones, según sean positivas o negativas.

Pero aquellos que nunca se podría pensar que ocurrirían y a lo mejor aparecen sorpresivamente, nos hacen reflexionar sobre nuestra fragilidad y la circunstancia cierta de que nosotros no podemos controlarlos y quienes somos creyentes de un Dios Todopoderoso, podemos decir que existe una predestinación en nuestras vidas y que ya está escrito lo que deberá sucedernos.

Se podría decir entonces que la vida se desenvuelve en un panorama de inescrutabilidad. Es decir, se presentan hechos imposibles de comprender o de conocer dada su complejidad, profundidad o misterio y aquello ocurre principalmente en tratar de entender la vida y la muerte y sólo podemos decir que los designios de Dios son inescrutables para los creyentes, pues hay decisiones divinas que no pueden comprenderse y que ni siquiera se tratan de entender, pues están fuera del alcance humano.

Cómo entender el inesperado y sorpresivo fallecimiento de Paúl Villavicencio, este día domingo 7, muchacho de 38 años en plena juventud y con una destacada actuación en el mundo artístico y musical, habiendo sido un tenor de una potente y melodiosa voz, de méritos indiscutibles, enorme calidad humana, con innumerables grabaciones y presentaciones en vivo, a quien muy recientemente lo habíamos escuchado en uno de nuestros canales. Hecho muy conmovedor y triste que ha causado enorme pesar en todos quienes tuvimos la enorme satisfacción de conocerlo y tratarlo.

Hijo del Dr. José Villavicencio Rosero, Ex – Vicerrector Financiero y Administrativo de la Universidad Central, Ex – Decano y Vicedecano de la Facultad de Ciencias Administrativas de la misma Universidad y Ex – Profesor y actualmente propietario de la firma de Auditores Villavicencio y Asociados y de su digna esposa Bachita de Villavicencio.

Quiero por este medio expresar mi más profundo pesar a Pepe, su esposa, sus hijitos y toda su familia, sabiendo lo doloroso y triste de lo ocurrido y pensando que solo Dios podrá darles la resignación y la tranquilidad en estos momentos de dolor y tristeza y que sepa Pepe que cuenta con sus amigos y todos quienes compartimos esos lindos momentos cuando estudiábamos juntos la carrera de Contabilidad y Auditoría y luego en la docencia y en los puestos directivos que nos tocó desempeñar en nuestra hermosa Facultad y gloriosa Universidad. Descanso eterno Paúl te extrañamos.  

¿Crecimiento Truncado?

Marcelo Gallo Gallegos

Sería absurdo pensar que algún ecuatoriano quiera que nuestro país no experimente, en todos los buenos ámbitos, un adecuado crecimiento; sin embargo, hay límites a los buenos deseos; así, aunque quisiéramos, no podemos crecer en nuestro territorio.

La única frontera física en la que hemos extendido soberanía es en nuestro mar territorial a 200 millas y la última ampliación en él área de control del mar aledaña a las Islas Galápagos.

Si bien la Armada del Ecuador ha realizado un trabajo continuo, con el buque Orión, con más de un centenar de cruceros científicos nacionales y regionales, queda aún pendiente la labor progresiva que pueda realizar el país para ampliar el territorio marítimo ecuatoriano, en cumplimiento y concordancia del artículo 76 de la Convemar, en, nada despreciables, 1.356.142 kilómetros cuadrados.

El buque Orión ha sobrepasado su tiempo de vida útil; sus equipos y maquinaria están descontinuados y no permiten instalación de nueva tecnología.

Una vez cumplidos los procesos de planificación, de acuerdo con el Plan de Desarrollo 2017 – 2021 “Toda una Vida” y de acuerdo con la normativa vigente, se dictaminó en abril de 2019, por la Secretaría Nacional de Planificación, la prioridad del proyecto para adquirir un moderno e innovador buque hidro-oceanográfico; sin embargo, el 25 de octubre de este año, el Nuevo Ministro de Defensa, según recoge la información su prestigioso diario, expresa que un nuevo buque oceanográfico: “no es prioridad de Gobierno”, tal vez, haciéndose eco a los pensamientos expresados por un desinformado legislador.

Como país, no podemos darnos el lujo de tener un crecimiento truncado por decisiones apresuradas e inconsultas de un Ministro. Confiemos que la razón prevalezca y el Ministro de Defensa revea su decisión y no obstaculice la pronta adquisición del nuevo buque oceanográfico.  

Reforma constitucional por procesión de la Virgen de El Cisne

Diego Fabián Valdivieso Anda

“La doctrina constitucional debe aplicarse después de agotar la costumbre y la analogía legis” (Pérez, 2013). Ecuador reconoce como costumbre social la peregrinación junto a la Virgen del Cisne, y el Ministerio de Turismo ha querido en 1997, 2017 y ahora, consagrarla como Patrona Nacional del Turismo, pero la Corte Constitucional acaba de declarar al Acuerdo parcialmente inconstitucional.

Cientos de miles de nacionales y extranjeros han hecho, por décadas, de esta, una peregrinación que ciertamente promueve la fe católica, pero que no excluye a otras profesiones de fe ni conculca la libertad religiosa. Es hora de reformar la Constitución para que en Ecuador, católicos, protestantes y creyentes en general, que creemos en Dios y la vida, y en la coexistencia pacífica con toda persona, conservemos tradiciones y costumbres que nos fortalecen y cohesionan social y espiritualmente y atraen bendiciones para Ecuador. ¿Acaso no son los principios morales los que presiden el derecho?  

Suplementos digitales