Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO.
Alejandro Ribadeneira
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Es periodista desde 1994. Colabora con el Grupo El Comercio desde el 2000 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente ocupa el cargo de Editor Vida Privada.

¿Por qué Estrada aún no tumba a Egas?

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 6
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 35
Sábado 11 de julio 2020

Todavía faltan algunos pasos (aunque cada vez son menos) para que Francisco Egas se proclame ganador absoluto y total en la pugna que sostiene con Jaime Estrada por el control de la Ecuafútbol. Hasta que no se agoten todas las instancias, esto sigue. Sin embargo, desde que todo este lamentable e innecesario lío comenzó, Estrada no ha logrado estar cerca de imponerse. ¿Las razones?

Primero, se subestimó la capacidad de maniobra de la familia Egas, que nunca ha tomado al fútbol como un meto hobby. Universidad Católica nunca tuvo un proyecto del tamaño de Independiente del Valle, por ejemplo, pero se trata de un club tradicional, con recorrido nacional e internacional. Algunas amistades y experiencias se cosechan en ese camino. Además, Banco Pichincha es uno de los grandes patrocinadores del fútbol ecuatoriano de los últimos 20 años.

Segundo, Estrada debe reconocer que algunos de sus aliados han caído pésimo, en especial los vinculados (con razón o no) al correísmo. Y peor cayó que Abdalá Bucaram Pulley fuera el de más vehemente discurso en la noche del golpe de Estado, fatal acto que, según de la Conmebol, tiene el equivalente al de una reunión de panas por Zoom. Un aliado externo es el antiguo arquero José Luis Chilavert, un bocazas carente de todo crédito.

Tercero, la Conmebol ya ha emitido dos comunicados en que trata a Egas como el presidente de la FEF. No son resoluciones ni dictámenes, pero son rasgos contundentes de que los aliados de Estrada no han logrado calar en el organismo regional. Al contrario, la Conmebol le dio a Egas la legitimidad para administrar los recursos financieros de la pandemia (¡auch!), mientras que el Gobierno ecuatoriano lo considera como su único interlocutor. Estrada no ha podido disponer ni de un lápiz.

El bando de Estrada cree que, pese a todo, aún puede ganar el proceso legal. Y sí, con abogados todo se puede. Pero, en este punto, quizás lo mejor sea admitir la derrota, salir del Directorio y construir un proyecto para las próximas elecciones de la FEF.

Francisco Egas y Jaime Estrada llegaron a la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) en el 2019. Tomado de Twitter

Francisco Egas y Jaime Estrada llegaron a la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) en el 2019. Tomado de Twitter