Los datos no dice nada por sí solos. Deben convertirse en información.

Ajuste integral al mercado bursátil

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 7
Lunes 26 de octubre 2020

Los últimos escándalos bursátiles evidencian debilidades en el mercado de valores de Ecuador, pero también abren una oportunidad para hacer cambios drásticos que permitan el desarrollo del sector.

Una de las principales propuestas es crear una Comisión Nacional de Valores, similar a la SEC de Estados Unidos. Es decir, un organismo independiente y especializado que norme y regule de forma integral a los actores que participan en el mercado bursátil. La propuesta busca poner fin a un control desmembrado, donde las superintendencias se lanzan la pelota de la vigilancia, dejando en evidencia una falta total de coordinación como lo ocurrido en las irregularidades detectadas en las inversiones efectuadas por el Instituto de Seguridad Social de la Policía (Isspol). En este caso también han salido a la luz errores de omisión, un laxo control y conflictos de intereses por parte de algunos funcionarios.

Esto evidencia también la necesidad de ir hacia una nueva reestructuración del mercado de valores, con el fin de separar adecuadamente las funciones de los distintos actores y evitar hechos como los detectados en el Depósito Centralizado de Valores (Decevale), donde también se han detectado conflictos de interés con casas de valores, que son accionistas de las bolsas y, a través de ellas, del mismo Decevale.

Un cambio en el mercado también debe corregir algunos aspectos permisivos de la normativa legal como el hecho de que empresas relacionadas entre sí se “presten dinero” a través de supuestas figuras de inversiones y que - en algunos casos- solo ocultan problemas financieros. Los años noventa dejaron una gran lección al país sobre los efectos perversos de estas prácticas en el mercado financiero y no deberían repetirse en el sector bursátil.

Las reformas parches que ha sufrido el mercado de valores en las últimas décadas han dejado vacíos. Este es un buen momento para trazar una política pública de largo plazo que impulse a este sector.