COLUMNAS DE OPINIÓN. Artículos de derechos humanos publicados originalmente en la página de opinión de la edición impresa de Diario EL COMERCIO.
Dimitri Barreto P.
Periodista desde 1996. Ha cubierto los efectos del conflicto armado colombiano, la corrupción y la violencia en Ecuador. Licenciado en Comunicación, con un diplomado en la UNAM sobre cobertura del crimen organizado. Macroeditor de EL COMERCIO. @ECdimitri

Un violador en tu camino

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 4
Triste 3
Indiferente 5
Sorprendido 2
Contento 14
Sábado 14 de diciembre 2019

La performance ‘Un violador en tu camino’ es estremecedora. Se expande por plazas, parques, calles del planeta, pero sobre todo sacude conciencias, con reacciones furibundas de personas que minimizan la violencia sexual, se burlan: ¿Que por qué bailan, que así no me provocan ningún ‘mal pensamiento’, que me interrumpen el tránsito, que no me representan, que feminismo tal y...?

Reacciones lamentables, pero que explican el alcance de la violencia sexual, oculta en familias y en sociedades que confunden al feminismo como sinónimo de machismo.

¿El feminismo no es sinónimo de machismo? No. Diccionario de la Real Academia: “Feminismo: Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre”. ¿Igualdad de derechos? Sí, derecho a percibir el mismo salario por igual trabajo. O derecho a no ser descartada por ser madre. O derecho a no ser tasada y tratada como objeto por hombres en la calle, en las redes sociales, en los grupos de WhatsApp, por ejemplo.

Si es que la performance ha sacudido conciencias es porque se trata de la realidad. ¿Realidad? Los testimonios son valientes. “El violador eres tú”. Sí. Cada hora hay dos casos de violación, abuso o acoso sexual en Ecuador (42 denuncias por día en la Policía Judicial). No solo eso, en el 83% de casos las víctimas conocían a su victimario: abuelos, padrastros, tíos, amigos, vecinos, sacerdotes, profesores...

“El Estado opresor es un macho violador”. Sí, cuando reduce el presupuesto para prevenir la violencia de género y para atender a víctimas o lo elimina para prevenir el embarazo adolescente. O cuando jueces liberan a un taxista violador o cuando policías califican como ‘natural’ la muerte de Carolina, violada, intoxicada, cambiada de ropa y abandonada en un terreno en el contexto de una red de reclutamiento de adolescentes para ‘fiestas’ en Quito.

“La culpa no era mía” (Carolina, 15 años) “ni dónde estaba” (casa de amigo) “ni cómo vestía” (saco blanco y jean). “El patriarcado es un juez que nos juzga por nacer... Es femicidio”. Sí, en Ecuador se registra un femicidio cada tres días. Señores, si algo debe extirparse es nuestro machismo, que solapa esta violencia, que mata.