Derechos Humanos

COLUMNAS DE OPINIÓN. Artículos de derechos humanos publicados originalmente en la página de opinión de la edición impresa de Diario EL COMERCIO.

Dimitri Barreto P.

Periodista desde 1996. Ha cubierto los efectos del conflicto armado colombiano, la corrupción y la violencia en Ecuador. Licenciado en Comunicación, con un diplomado en la UNAM sobre cobertura del crimen organizado. Macroeditor de EL COMERCIO. @ECdimitri

Niñez ultrajada, criminalizada; sin futuro, sin salida

A los 8 años mi mamá me dijo que vaya a dar de comer a las gallinas. En ese momento llegó mi padrastro. Yo lloraba y le decía que quería irme, pero me desvistió y él me violó. Empezó a seguir violándome y yo solo pensaba en morirme. Cuando tenía 12 años solo supe que estaba embarazada. Mi padrastro decidió sacarnos de la escuela. Me llevaron al centro de salud, las doctoras me insultaban, me decían ‘¡que para qué he abierto las piernas!’.

El ultraje sexual desde la niñez, la impunidad para violadores, la revictimización en casas de salud, en la justicia, en la sociedad, forman parte de los interminables episodios de violencia para niñas y mujeres, principalmente en condiciones de pobreza, en Ecuador. El relato de Johana ha sido recogido en el informe “¿Por qué me quieren volver a hacer sufrir?”. El impacto de la criminalización del aborto en Ecuador, difundido este julio de 2021 por Human Rights Watch (HRW).

¿Niñas madres? Crueldad. Cada año, dos mil niñas violadas dan a luz. Entre 2015 y 2020 nacieron 12 474 bebés hijos de niñas menores de 14 años en Ecuador, según datos del INEC. ¿Niñas violadas? El Código Orgánico Integral Penal (COIP, 2014) tipifica que el acceso carnal a menores de 14 años es violación. ¿Crueldad? La interrupción del embarazo para una víctima de violación era delito en el país hasta el 28 de abril, cuando la Corte Constitucional lo despenalizó.

¿Cuándo se ha judicializado a una menor por abortar? HRW documenta nueve casos de niñas y adolescentes menores de 18 años judicializadas por aborto. No fue la única revictimización, al examinar los expedientes halló violaciones al debido proceso, en la justicia.

Lucía, víctima de violación, dio a luz en el baño. A los 15 años fue imputada por aborto y homicidio y condenada a 5 años de prisión. Pasó cuatro años y tres meses aislada luego de ser llevada a un tribunal de adultos; su violador no ha sido detenido. Delfina, afroecuatoriana de 17 años, tuvo un aborto espontáneo; en emergencias, el personal médico la denunció a la Policía. Fue condenada a tres meses de arresto domiciliario, cuando ya había cumplido 18 meses arrestada.

153 322 bebés hijos de menores de 17 años nacieron entre 2015 y 2020; de ellos, 19 976 en 2020, año de pandemia (data del INEC). “Las niñas y adolescentes tienen menos posibilidades de acceso a servicios de salud sexual y reproductiva”, dice HRW, que denuncia la vulneración de la confidencialidad en el sistema de salud: niñas expuestas, criminalizadas. “Las madres adolescentes tienen menos posibilidades de completar su educación y, en consecuencia, enfrentan limitaciones en cuanto a oportunidades laborales”.

Sí, Ecuador ha despenalizado el aborto por violación, pero ¿basta? No. Y el Estado puede empezar por reparar a las víctimas; por garantizar acceso a abortos; por ofrecer acceso a salud sexual y reproductiva; por crear políticas públicas con enfoque de género en salud, educación, justicia; por no naturalizar la violencia machista, adultocéntrica, patriarcal.

“Norma me avisó que mi papá la estaba violando y ella se quedó conmigo. Si alguna vez ven a una niña no le dejen sola, es fácil darse cuenta, el silencio”, clama Johana. “Quisiera que ninguna niña viva lo que nosotras vivimos”.