Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 13 de junio del 2021
China pone énfasis en explorar el espacio
La Playita del Parque Nacional Machalilla es vital p…
El Gabinete presidencial junta a tres generaciones
Alexandra Vela: ‘El encuentro es bueno, pero no es u…
En el vacunatorio del Bicentenario hubo música y danza
Virtualidad afectó a negocios aledaños a las universidades
Gobierno espera firmar en agosto acuerdo con el FMI

El SRI abrió una investigación tributaria a cuentas de Invermun

Redacción Guayaquil
[email protected]

Invermun es una de las empresas que concentra el negocio de máquinas tragamonedas y juegos de azar en el país. Desde hace más de una semana mantiene una presencia mediática debido a las denuncias del hermano mayor del Presidente, Fabricio Correa, y uno de los ex empleados de esa firma, Jaime Solórzano Ycaza.

Ambos manifestaron que esta compañía entregó supuestos sobornos a funcionarios del actual Gobierno. Además,  apoyo económico a las campañas de los ex candidatos Pierina Correa, Julio César Quiñónez, Gastón Gagliardo, entre otros. Ocho de los presuntos beneficiados han negado la entrega de dinero.
       
Víctor Lescano, gerente de Invermun, también ha negado los presuntos desembolsos y  ha calificado las declaraciones de Solórzano como “mentiras”.

El martes pasado  empleados de las oficinas administrativas de esa compañía, que funciona en Plaza Quil, en el norte, fueron captados por varios medios de comunicación. Aparentemente  sacaban  carpetas y cartones con documentos del negocio. El propio Solórzano Ycaza fue quien puso  en alerta a los periodistas que han seguido sus denuncias.

La empresa Invermun pertenece a Félix Rosenberg, un empresario de origen peruano-austríaco, quien también es propietario del Grupo Carolina. Esta firma maneja establecimientos de juegos de azar y máquinas tragamonedas en Perú, Bolivia, Colombia, Nicaragua y Panamá.

Invermun inició sus operaciones en Ecuador en 1999. Tiene registrados en el Servicio de Rentas Internas (SRI) 84 salas de juegos en las provincias Guayas, Santa Elena, Manabí, Pichincha, El Oro y Los Ríos. Treinta y dos de ellas constan como cerradas. 

Posee aproximadamente 7 000 máquinas tragamonedas. Los locales operan bajo la denominación Money Money, Carolina, Sala Las Vegas, Tsunami, Invermun y Miami Sandwich Machine.

Una de ellas está situada al frente del edificio de  la Segunda Zona Militar, en la avenida 9 de Octubre y Santa Elena, pleno centro de Guayaquil.

La página web del SRI registra  que su actividad económica es de “juegos recreativos y destreza”. Tiene declarados USD 36 694,  84 como Impuesto a la Renta (IR) en 2008  y USD 22 696,18 en   2007. En  2006 solo declaró  USD 1 117,90.

Leonardo Orlando, director nacional (e) del SRI, calculó   que esos pagos no están acordes  a sus ingresos   por USD 15 millones  en  2008.  Un valor  similar fue en   2006  y 11,5 millones en 2007.   El SRI abrió una investigación a las cuentas de la firma. 

En una rueda de prensa en Quito, Orlando informó que además se abrieron    procesos de determinación,   por  el IVA y el ICE, el  cual no  pagó amparándose  en una resolución de una jueza suplente de Tosagua (Manabí). El fallo fue  favorable a Invermun y estableció  “que  no está sujeto a este impuesto, en virtud de que no son juegos de azar sino juegos de destreza o habilidad”. Orlando dijo que “es un absurdo” y el caso está en apelación.  
 
Según Solórzano, Invermun  mantiene supuestas  vinculaciones con más de 100 compañías: Against, Agrimachala, Baltazarsa, Bentinf, Baroncini, Nonde, Cardife, Casiclub, entre otras.

Mientras tanto, Fabricio Correa, durante su aparición  en la Fiscalía de Quito, aclaró ayer que su hermana Pierina no recibió aportes de Invermun para su campaña. Las aportaciones las recibía él. “Yo no recibo dinero que no sea transparente y, por lo tanto, no he recibido un centavo de los señores de Invermun”.
También  le sorprendió la reacción “casi nula” del asambleísta Juan Carlos Cassinelli, quien también fue mencionado por Solórzano en su denuncia. Su estudio fue abogado de Invermun.