Baja vacunación en Alemania por factores culturales …
Si no se puede lavar las manos, desinféctelas con alcohol
La liberación de Jorge Glas se define en un proceso legal
La vida nocturna se activa en La Ronda y La Mariscal
Contribuyentes con deudas pueden solicitar mediación
Quito busca apoyo de Lasso, su vecino de Carondelet
Delta, la causa de más casos de covid-19 en Ecuador
Independiente revolucionó el fútbol del Ecuador

La silla creada para la exposición de Barcelona

Redacción Construir

Luddwig Mies van der Rohe nació en 1886 en Aachen, Alemania. Estudió en la escuela de artes y oficios y trabajó con su padre como cantero. En 1905 se marchó a Berlín.

Mies murió en Chicago, Estados Unidos, en 1968, luego de realizar una de las carreras más brillantes en los campos de la arquitectura y el diseño industrial.

Una sus máximas creaciones, en el ámbito del diseño, fue la silla Barcelona, modelo MR90, que es uno de los íconos del mobiliario de todas las épocas.
 
Mies creó la silla, junto a la otomana y a la mesa auxiliar, para el Pabellón Alemán en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929.  
Las sillas eran tan magníficas que se utilizaron como tronos para los reyes de España,  cuando estos visitaron el pabellón de Barcelona.

La estructura  estaba realizada originalmente en acero inoxidable pulido, mientras que las superficies del asiento y el respaldo fueron hechas de cuero de piel de cerdo. Más tarde, en 1950, se hicieron  ajustes al diseño para producirlo en masa.

Su forma se basa  en la silla curulis,  usada por los magistrados romanos que tiene las patas cruzadas. La estructura de acero  y los cojines de cuero. Sus dimensiones   son 75 cm de ancho, 75 de profundidad y 75 de alto.

Suplementos digitales