16 años de lucha por esclarecer muerte de María Córdova; familiares demandaron al Estado

Néstor Salazar, esposo de María Córdova, ha participado de marchas y plantones para exigir avances en las investigaciones. Foto: Cortesía

La vida de Néstor Salazar y sus hijos Hypatia y Vladimir cambió hace 16 años. Desde enero del 2006, ellos luchan para alcanzar la verdad y la justicia por la desaparición y muerte de su esposa y madre, María Beatriz Córdova.  

Salazar recuerda cada detalle de lo ocurrido. Era 26 de enero de 2006. Ese día, María Córdova salió a trabajar como recaudadora en la Cámara de Comercio de Latacunga, en Cotopaxi. Sin embargo, no regresó a casa. 

Al día siguiente, su esposo acudió a la Fiscalía y presentó una denuncia por desaparición.  Después de 25 días, un grupo de Bomberos de la ciudad encontró restos humanos de una mujer en dos maletas de viaje. 

Según el expediente, la primera maleta apareció el 20 de febrero del 2006 y la segunda cinco días después, junto al Camal de Salcedo, en Cotopaxi.  

Esos restos fueron sometidos a pruebas de ADN. Después de cuatro meses, esa experticia confirmó que esas osamentas sí pertenecían a María Beatriz.  

El informe médico forense reveló que ella fue víctima de una muerte violenta. La mujer tenía 44 años de edad cuando fue apuñalada y falleció.    

El caso por desaparición se cerró y Fiscalía abrió una investigación por el delito de asesinato. Las primeras investigaciones determinaron que un hombre desconocido habría acosado a la víctima desde octubre del 2005 hasta el 22 de enero 2006. Cuatro días después, ella desapareció. 

Cinco años después de iniciada la investigación, el caso fue archivado. El esposo asegura que aún no se esclarecen las razones de su asesinato y tampoco se ha sancionado a los responsables del crimen

En el 2011, el fiscal del caso pidió a un juez que archive el caso, pues no tenía nuevas evidencias. El funcionario judicial se basó en el antiguo Código de Procedimiento Penal. El artículo 215 establecía que, si no existen suficientes elementos para imputar cargos a un sospechoso, la investigación previa no podría permanecer abierta por más de un año.  

Los familiares de Córdova piden que la investigación por la muerte de su ser querido se reabra. Por eso, en enero de este año, ellos decidieron demandar al Estado ecuatoriano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). 

Guido Tapia, abogado de esa familia, explicó que “se han agotado todas las instancias nacionales y que el sistema judicial ecuatoriano no ha dado respuestas en este caso”.  

El objetivo de esa demanda es que “se resarzan los derechos que han sido violados en el caso, que la investigación se reabra y se garantice el derecho a verdad y justicia de la familia”, explicó la defensa.  

“Con esto me puedo morir tranquilo, he hecho todo por alcanzar justicia para María Beatriz”, dijo Néstor Salazar, el esposo de Córdova, quien actualmente tiene 70 años.  

Aseguró que su familia no descansará hasta que haya justicia. “Si yo no estoy, sé que mis hijos harán justicia. Mi hija era una niña cuando su madre fue asesinada. Ahora ella estudia Derecho para convertirse en abogada y seguir al frente de este caso”.  

El abogado Tapia señala que el proceso en la CIDH es largo, pues la petición debe ser revisada y admitida por este organismo internacional. Eso puede tardar entre dos o tres años.  

Suplementos digitales