Mafias controlan el tráfico de armas y drogas en dos pabellones de la Penitenciaría del Litoral

Este 1 de noviembre de 2022 el Centro de Rehabilitación de Varones en Esmeraldas fue resguardado con un tanque y con militares armados. Foto: EL COMERCIO

Las amenazas salieron directamente de los pabellones 8 y 9 de la Penitenciaría del Litoral (Guayaquil). Los jefes de las bandas criminales más poderosas del país ordenaron la ejecución de múltiples atentados en contra del Estado, tanto en Guayas como en Esmeraldas. Incluso, se ordenó desencadenar amotinamientos en otros centros penitenciarios.

La idea que tenían era parar una orden de traslado de detenidos de esos pabellones por parte del Sistema Penitenciario (SNAI).

En un panfleto recogieron todo lo que realizarían si el Estado movía a sus miembros de esas secciones. Pero el Gobierno no frenó su marcha ni cambió su posición.

Al final, las amenazas se volvieron realidad y las bandas ordenaron a sus miembros en las calles explotar vehículos y asesinar a policías. En total, cinco agentes perdieron la vida este 1 de noviembre de 2022 en Guayaquil y al menos 11 carros con explosivos fueron incendiados y detonados tanto en el Puerto Principal así ­como en Esmeraldas.

En esta última ciudad también los reos de la cárcel de varones se levantaron en protesta y ejecutaron amotinamientos. Ocho guías penitenciarios fueron retenidos por las mafias en el patio central, por más de 10 horas.

Los prisioneros amenazaron con asesinarlos y, para esto, colocaron varias cargas explosivas en sus cuerpos. Allí también pedían que no toparan “a los detenidos que están en los pabellones 8 y 9” en Guayaquil, según se observó en un video difundido en redes sociales.

¿Quiénes están en los pabellones 8 y 9 de la Penitenciaria?

Las autoridades dicen que esos pabellones se han convertido en los fortines de dos bandas delictivas asociadas a un cartel de México. Desde allí se controlaría la venta de droga que se da en las calles de las ciudades de la Costa.

También se planifican envíos de drogas y, por supuesto, se preparan los asesinatos selectivos o tipo encargo, como el sicariato.

Los agentes dicen que esos pabellones son utilizados como bodegas para almacenar armas. Se sospecha que las últimas masacres ocurridas en esa cárcel, se perpetraron desde esas celdas.

Pero eso no es todo. Los informes de inteligencia suponen que allí se arma toda la logística que tienen las bandas para perpetrar ataques en las calles y sus centros de financiamiento.

Uno de los negocios ilegales que más ha tomado fuerza ha sido la expansión de las redes de extorsión a través de las denominadas vacunas. La Policía tiene indicios de que este sistema de cobros ilegales a comerciantes y profesionales se ha instaurado en al menos ocho provincias. En esa lista están Guayas, Manabí, Esmeraldas, Los Ríos, Santo Domingo, Pichincha, El Oro y Sucumbíos.

Movimientos para retomar el control de las cárceles

Por eso, el SNAI busca trasladar a los detenidos de esas secciones y recuperar todos los espacios y reasegurarlos. Este trabajo implicaría escanear todos los escondites que se han montado para camuflar el armamento bélico.

Otra intención que también impulsaría el traslado de presos es la separación de cabecillas para enviarlos a centros con más seguridad y bajo un régimen más estricto.

Eso implicaría que las mafias se quedaran sin una estructura organizada y por eso han desafiado al Estado con los múltiples ataques.

En Guayaquil y Esmeraldas se activaron todas las alertas de seguridad y se movilizaron militares y policías a las zonas más conflictivas. Los centro penitenciarios fueron cercados con militares fuertemente armados.

En Esmeraldas se pudo observar un vehículo blindado y un carro con una ametralladora.

Violencia en las calles

En los barrios considerados bastiones de las mafias hubo movimiento. Al ECU-911 y a la Policía llegaron denuncias sobre caravanas de hombres armados que recorrían los barrios de Guayaquil disparando al aire con fusiles y pistolas.

Dos UPC fueron abaleadas y se registraron múltiples balaceras.

Esos actos no frenaron los traslados. 200 presos fueron llevados a otros centros carcelarios. Su ubicación es reservada por temas de seguridad, informó el SNAI.

En tanto, en Esmeraldas se logró retomar el control de la cárcel pasado el mediodía de ayer. Hasta las 17:00, las autoridades policiales locales y de la provincia no se pronunciaron sobre los hechos de violencia de los últimos días.

En esa ciudad, la gente tiene temor a salir en las noches. Especialmente en zonas del centro y sur de la ciudad. Las radios locales reportan que más negocios cierran por las vacunas y amenazas.

La violencia se ha instalado en Esmeraldas

3 de junio de 2022
En el Batallón de Infantería Motorizada Nº 13 Esmeraldas se dio inicio a las operaciones de la Fuerza de Tarea Conjunta. La meta fue incorporar al personal de las FF.AA. para frenar a la delincuencia en la zona.

19 de octubre de 2022
William Calle, quien en ese entonces era comandante de Policía de la Subzona 8, dijo en una entrevista que en Esmeraldas operaba una banda con una estructura organizada dentro y fuera de la cárcel.

22 de octubre de 2022
Se reunió el Consejo Provincial de Seguridad de Esmeraldas. Acordó medidas como la incorporación de 200 policías para combatir a la delincuencia. También más cuarteles para las fuerzas del orden.

31 de octubre de 2022
Dos hombres fueron asesinados en Esmeraldas. Sus cadáveres estaban en un puente peatonal de esa ciudad. Esto obligó a movilizar a 500 militares para retomar el control de las calles y de los barrios.

1 de noviembre de 2022
Frente a los ataques a policías, UPC y detonación de artefactos explosivos, el presidente Guillermo Lasso anunció un estado de excepción en Guayas y Esmeraldas. El toque de queda se inició ayer, a las 21:00.

Más noticias relacionadas

      
      
Visita nuestros portales:
             
      
                  

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News

            
      

Suplementos digitales