Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 1 de agosto del 2021
Lasso sumó perfiles con experiencia política para la…
El ISD para el sector aéreo se puede eliminar vía decreto
Los nombres de 15 patriotas están en el ‘libro de muertos’
Testimonio de Martín Mora: ‘Una alta capacidad es ad…
Tres años de angustia y sin pistas de Verónica y Kiara
Jefferson Pérez: ‘Carapaz nos está haciendo un llama…
Otro preso muerto y cinco heridos deja nuevo alterca…

Paquita Lozada, una madre que pelea por saber qué pasó con su hija

Paquita Lozada es madre de Kerly, cuyo cuerpo fue hallado por agentes de la Policía Nacional.

Paquita Lozada es madre de Kerly, cuyo cuerpo fue hallado por agentes de la Policía Nacional.

Paquita Lozada es madre de Kerly, cuyo cuerpo fue hallado por agentes de la Policía Nacional.

Sobre una pequeña mesa de madera, en el centro de la sala de Paquita Lozada, está la foto de su hija Kerly. En el retrato se la mira sonriente, tiene el cabello suelto y luce la banda que ganó en el certamen Miss Ecuador con discapacidad 2012.

Junto a la fotografía hay velas y flores que la madre cambia todos los días. Dice que es una forma de recordar a su hija mayor, cuya vida se extinguió la madrugada del 14 de febrero pasado. Kerly, quien tenía una discapacidad auditiva del 70%, falleció en un confuso incidente que aún es investigado en la Fiscalía de Chimborazo.

La joven, de 26 años, salió de su casa situada en el centro de Calpi, una parroquia de Riobamba. Era 13 de febrero.

“Pidió permiso para ir con sus amigos a la piscina. Se fue feliz, cerca de las 15:00. Tengo grabado ese momento en mi mente y mi corazón; no sabía que era la última vez que la veía con vida”, recuerda Lozada.

El domingo, cerca de las 10:00, dice haber sentido angustia. El celular de Kerly estaba apagado y no llegaba a su casa, como le había prometido a su mamá. “Era imposible que el teléfono de mi hija esté apagado, ella lo utilizaba para comunicarse con las personas que no entienden el lenguaje de señas. Cuando le llamé y me mandó al buzón supe que algo malo le había pasado”, cuenta.

Los abuelos de Kerly también lloran cuando recuerdan ese momento. La desesperada búsqueda de la joven se inició minutos después. La familia recorrió las casas de todos los amigos en Riobamba, pero ninguno sabía dónde estaba y sus versiones eran confusas.

Paquita Lozada es madre de Kerly, cuyo cuerpo fue hallado por agentes de la Policía Nacional.

La amiga donde pasaría la noche tampoco pudo responder qué había pasado con Kerly. Tras denunciar su desaparición al ECU911, patrulleros acompañaron a su madre a buscarla, pero no tuvieron éxito. Nadie decía dónde estaba.

Luego, los policías le recomendaron poner la denuncia formal en la Fiscalía.
Cuando acudieron les atendió un agente de la Dirección Nacional de Muertes Violentas (Dinased). “El policía apareció con unas fotografías.Me dijo que cerca de las 04:00 de la mañana de ese día hicieron el levantamiento del cadáver de una mujer con las características de mi hija y que tenía que ver las imágenes. Ese momento mi vida se acabó”, cuenta Paquita con la voz entre cortada.

La mujer dice que se quedó en shock. El cuerpo sin vida de la joven estaba en la morgue desde la madrugada y la autopsia médico legal ya había sido practicada. Los resultados preliminares de la pericia apuntaron a que murió a causa de un atropellamiento.

En el parte policial se informa que la joven fue encontrada en el centro histórico, en la intersección de las calles Guayaquil y Pichincha, a unos metros de una clínica de salud. El Servicio de Investigación de Accidentes de Tránsito trabaja en la indagación del hecho.

En la autopsia se encontraron otros indicios. La joven no tenía su ropa interior y se presume que fue víctima de una violación sexual. El caso ahora es investigado por dos fiscales especializados en tránsito y en violencia de género.

“La indagación se realiza de forma reservada. Fiscalía analiza indicios para determinar si se trató de una muerte culposa, imprudencia o si fue un acto planificado”, dice Francis Lozada, abogado de la familia.

Él y la madre de la joven también levantan pistas por su cuenta para saber qué ocurrió. Aportaron a la Fiscalía videos y otros elementos para que sean analizados por peritos.

Paquita cuenta que hay fragmentos que no recuerda por el estado de shock en que entró al enterarse que su hija había fallecido. Cuando entró a la morgue para vestirla y prepararla para el funeral asegura que vio que su cuerpo casi no tenía heridas. En su rostro había una laceración pequeña.

“Yo sé que algo más le pasó a mi hija, alguien le hizo daño, mi corazón me dice eso. Para que ella pueda descansar en paz yo necesito saber qué fue lo que en verdad le sucedió, qué hacía ella a la madrugada en la calle. Tengo muchas preguntas que no han sido respondidas”, dice.

En Calpi, Kerly es recordada por sus vecinos y amigos como una joven alegre, quien siempre estaba sonriendo.

La joven llamaba la atención por su belleza física y por su personalidad. Trabajó como operaria de una empresa de galletas, estudiaba maquillaje y se preparaba para ir a la universidad en los próximos meses.