Los sublinajes BA.4 y BA.5 circulan en Ecuador y enc…
Guayaquil tiene vías más anchas que Quito y menos tráfico
Intercambio comercial con Australia crece, pero tien…
Guillermo Lasso renovó parte de su Gabinete Ministerial
Gobierno enviará a seis personas al diálogo
El temporal deja tres muertos en la Sierra
Canadá bajó de nivel naranja a amarillo la alerta de…
Informe técnico concluye que hubo anomalía en sistem…

Dos toneladas de droga fueron incineradas en las afueras de Pichincha

Con esta droga incinerada, se completan 100 toneladas de sustancias destruidas durante de enero a agosto del 2017, dijo la secretaria Ledy Zuñiga. Foto. Diego Pallero / EL COMERCIO

Con esta droga incinerada, se completan 100 toneladas de sustancias destruidas durante de enero a agosto del 2017, dijo la secretaria Ledy Zuñiga. Foto. Diego Pallero / EL COMERCIO

Con esta incineración, se completaron 100 toneladas de droga destruidas de enero a agosto del 2017, dijo la secretaria Ledy Zuñiga  (c). Foto. Diego Pallero / EL COMERCIO

La tarde de este martes, 29 de agosto del 2017, las autoridades incineraron dos toneladas de droga. Agentes de la Policía trasladaron los paquetes hasta una zona en las afueras de Pichincha.

Ledy Zuñiga, secretaria Técnica de Drogas, indicó que con esta incineración se completan 100 toneladas de drogas destruidas durante el 2017.

Según la funcionaria, las sustancias fueron incautadas en distintos operativos antinarcóticos a escala nacional. De esta forma se cumple el programa 'Bodegas Vacías', el cual busca eliminar cargamentos almacenados desde 1992.

Para este proceso, técnicos de la Secretaría de Drogas explicaron cómo las sustancias son incineradas. El primer paso es verificar el peso e identificar el tipo de alcaloide. Para esto se requiere la presencia de un juez que avale el procedimiento.

Luego, ingenieros químicos vestidos de blanco y con gafas de protección realizan pruebas científicas a las drogas. En tubos de cristal mezclan los alcaloides con sustancias químicas para verificar la pureza de la droga.

Una vez que esto concluye, se coloca el alcaloide en un horno especializado que está a una temperatura entre 800 y 1000 grados centígrados. De esta forma, la quema es completa y no deja partículas o residuos.

En tanto, el Ministerio del Interior informó que en lo que va de este año se ha incautado 56 toneladas a las redes delictivas. De esas, nueve eran para consumo interno y 47 para el tráfico internacional.