Audio filtrado pone en duda la no injerencia entre p…
Jóvenes cumplen proyectos personales tras salir de p…
Sujetos asaltan carnicería en Machala usando un cuchillo
Ejército chino patrullará 'regularmente' las aguas q…
Presidente Lasso anunció que elabora el veto al proy…
Cuatro presuntos delincuentes fueron detenidos tras …
Padre, madre e hijo desaparecieron en el cerro Auqui…
Policía de Florida mata a un exagente federal armado…

Cuatro crímenes se perpetraron en Buenos Aires, Imbabura, desde 2018

Policías vigilan la entrada al pueblo de Buenos Aires.

Policías vigilan la entrada al pueblo de Buenos Aires.

Policías vigilan la entrada al pueblo de Buenos Aires. Foto: Archivo EL COMERCIO

Más datos aparecen en torno a la violencia que se vive en Buenos Aires, una pequeña población de Imbabura en donde se explota minas ilegales. Entre el 3 de abril y el 9 de diciembre del 2018, la Policía reportó cuatro asesinatos en esa localidad, que ahora es manejada por hombres armados que llegaron en febrero de 2019.

El primer crimen es el de un ecuatoriano de 44 años, que fue acribillado con armas de fuego y con cuchillos.

El 17 de junio, en cambio, murió violentamente un chico, de 15 años, de quien se dijo tenía nacionalidad ecuatoriana.

Un mes después, un ciudadano de Colombia también fue atacado con armas de fuego. Los investigadores indicaron que tenía 30 años.

El último caso del 2018 se registró el 9 de diciembre. Un ecuatoriano, de 53 años, fue acribillado con armas.

Según los policías, estas muertes violentas obedecen a disputas entre organizaciones que quieren tomar el control minero ilegal a través de la violencia y con armamento entregado a sus hombres.

La Policía indicó que seguirán las operaciones, para evitar el avance de las mafias.

Por ejemplo, el 17 de enero pasado fueron detenidos a 22 personas, entre ecuatorianos y colombianos. Además, decomisaron 31 toneladas de material aurífero, USD 5 000 en efectivo, 10 teléfonos celulares, 21 cartuchos y un quintal de nitrato de amonio.

Ahora, los uniformados también rastrean a los nuevos grupos que ingresaron a la población de Buenos Aires.

Gente que trabaja allí contó que los armados tomaron “el mando de todo”, que deben pagar para poder trabajar en las minas, que si no cancelan son desalojados. Aseguraron que son al menos 70 armados, entre extranjeros y ecuatorianos, y que portan fusiles y otro tipo de armamento.

Este tema estalló en diciembre del 2017, cuando empezó a circular información de que en Imbabura se hallaron minas de oro. Entonces, la gente comenzó a llegar.