Diferencias sobre el Plan Anual de Contrataciones pa…
Ecuador adopta el entintado de billetes ante robos
Estos son los cantones con semáforo epidemiológico r…
Oferta de vehículos se amplió y precio promedio bajó
Fecha para revisión y matriculación vehicular, por definirse
Grandes contribuyentes aportaron con USD 4 810 millo…
Cinco de 8 pronunciamientos de legisladoras sobre el…
Refuerce medidas de bioseguridad y evite un posible contagio

Quito se activa para afrontar la época lluviosa

Una cuadrilla de trabajadores de la Epmaps limpió una alcantarilla en la av. De las Palmeras, en el norte, el miércoles. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

La limpieza de cunetas y bordes de quebradas se acelera en sectores como La Libertad, Carapungo, Dos Puentes, Ferroviaria Alta y Solanda.

Esos son algunos de los 78 puntos más propensos a inundaciones y de los 72 proclives a deslizamientos o movimientos de masa, identificados por la Secretaría Metropolitana de Seguridad. Allí se refuerza la contingencia ante la aproximación de la época lluviosa.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), pese a que en agosto se incrementaron las precipitaciones en algunos puntos de la capital, la temporada de lluvias no se ha adelantado. En este mes ya empezó la transición y se prevé que finalice en las próximas dos o tres semanas.

Raúl Tapia, técnico de Pronóstico del Inamhi, informó que solo en Iñaquito, por ejemplo, se esperaban 25,9 milímetros de agua por cada m², pero cayeron 46,9 en todo agosto. Pese a esas anomalías, agregó, se espera que la época lluviosa tenga sus picos más altos en octubre próximo.

Otros puntos donde se incrementan los trabajos preventivos, según el Municipio, son San Juan, San Bartolo, Chimbacalle, La Ofelia, Batán Bajo, entre otros. Estos últimos debido a que por ser base de calles empinadas, tienden a presentar acumulación de lluvias.

Según César Díaz, secretario de Seguridad, en la mayoría de estos puntos se han realizado trabajos de descongestión y construcción de cunetas, así como arreglos en bordes de quebradas que soportan una alta carga de agua lluvia, que es trasladada desde los diferentes colectores.

También se ha realizado la limpieza de alcantarillas y sumideros en las calles.

Con esto se busca evitar daños y afectaciones fuertes cuando se presenten los aguaceros frecuentes.

Esa tarea está a cargo de la Empresa Metropolitana de Agua Potable (Epmaps-Agua de Quito), que intensificó los recorridos en esta semana para trabajar en algunas alcantarillas taponadas.

Por ejemplo, una cuadrilla de trabajadores recorrió un tramo de la av. De las Palmeras, en el nororiente de la capital, el pasado miércoles. Allí usaron un hidrosuccionador para limpiar una alcantarilla desbordada y ubicada a pocos metros de la av. Simón Bolívar. Al estar cercana a un paso a desnivel (con su cruce de la av. Eloy Alfaro) es un punto vulnerable a posibles inundaciones.

Luis Collahuazo, gerente de Operaciones de la Epmaps, contó que desde enero hasta agosto pasado se han limpiado 96 300 sumideros en todo el Distrito, en ello se han invertido más de USD 800 000. “Son varios ejes de intervención, que incluyen la limpieza de estructuras de captación de quebradas, sumideros, inspección televisiva y rehabilitación de redes de alcantarillado”.

Esta entidad también tiene identificados algunos puntos donde se han presentado acumulaciones de agua, que se espera evitar en la próxima temporada de lluvias. Entre esos sectores están los pasos a desnivel de La Y, la avenida Diego de Vásquez (en La Ofelia), Yaruquí, El Recreo, entre otros.

A diario, la Epmaps trabaja en 200 sumideros. Asimismo, mantiene habilitados colectores ‘de alivio’ que evitan colapsos ante fuertes lluvias y están en sitios como la av. Galo Plaza Lasso, La Prensa o Miraflores.

Con esta contingencia se prevé evitar incidentes, que ya se presentaron en meses anteriores (ver gráfico). Algunos ocurrieron en Guayllabamba, en el barrio El Paraíso; y recientemente en Edén del Valle. En este último sitio resultaron afectadas casas y locales comerciales por un intenso aguacero ocurrido el 20 de agosto último, en plena época seca.

Debido a la variabilidad de días lluviosos y soleados, el plan preventivo del Municipio abarca eventos causados por lluvias y los propios de la época seca (como incendios).

Los trabajos preventivos, agrega el Secretario de Seguridad, también incluyen puntos altamente susceptibles, como las quebradas El Colegio (La Esperanza) o Carretas (Carapungo).

Pero Estefanía Pabón, moradora y líder de la iniciativa Vigilantes de la quebrada Carretas, afirma que esos trabajos se hicieron hace más de un mes y solo en uno de los puntos frágiles de la quebrada.

En este sector persiste el riesgo de crecimiento de socavones, que amenazan a diario a las viviendas ubicadas a metros de la quebrada. Pabón desconoce sobre ese plan preventivo y teme que las próximas lluvias dejen más daños en las casas, que desde hace varios días ya presentan grietas en pisos y paredes. “Cuando llueve empiezan a formarse huecos más profundos. El agua nos hace pedazos”, insiste.

Recomendaciones

No arrojar desperdicios a la calle. Los desechos taponan y congestionan sumideros y alcantarillas.

Las quebradas no son botaderos. La Secretaría de Seguridad pide alertar los sitios donde se bote basura.

Mantener limpios los canales adonde llega el agua lluvia. Revisar frecuentemente cunetas y desagües.

Reportar a la Epmaps sobre posibles taponamientos. La entidad tiene habilitada la línea 1800 242 424.

No conducir a exceso de velocidad mientras llueve. Con lluvia hay menos visibilidad, sobre todo en la noche.

Consultar las alertas que emite el Inamhi sobre tormentas, a través de sus redes sociales.

Suplementos digitales