4 de October de 2011 00:02

El naranja no es obligatorio en Guajaló

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En la av. Maldonado, en el sector del paso a desnivel de Guajaló (sur), gran parte de las fachadas luce ahora limpia y flamante. En muchas de ellas priman varios tonos del color naranja.

Esto ocurrió a raíz de que el mes pasado, los vecinos del sector recibieron una notificación de los inspectores de la Administración Eloy Alfaro, de la zona sur, de pintar sus casas para mejorar el ornato y así evitar sanciones.

Pamela Gualotuña caminaba por la avenida, ayer. Le llamó la atención ver tantas casas del mismo tono. Pensó que se trataba de algún conjunto habitacional. Pero cuando supo que se debía a una notificación de la Administración Eloy Alfaro no estuvo de acuerdo.

“Los dueños deberían elegir de qué color van a pintar su casa. Ellos viven ahí y tienen que sentirse cómodos en su espacio”, dijo.

Sin embargo, muchos lo hicieron para evitarse problemas. El 31 de agosto pasado, Hilda Ortega recibió una planilla de mejoras higiénico-sanitarias para su vivienda. En el documento hay un listado con 14 ítems, con requerimientos como reparación de la acera, limpieza de lotes o zonas verdes, etc. El que estaba señalado en su planilla era el de arreglo y pintura de la fachada. Al lado constaban cuatro códigos, escritos a mano, que se referían a los tonos de una marca de pintura. Tenía un plazo de 15 días para pintar la fachada de su casa.

Para evitar la multa que, según le informaron llegaría con su carta del Impuesto Predial, compró dos tonos de naranja y, con su hijo, pintó su casa. Gastó USD 70.

Sin embargo, a Ortega no le gustó cómo quedó su vivienda, porque el color le parece muy fuerte y claro. Cree que la casa no durará mucho tiempo limpia, porque el esmog de los autos la manchará. “A nosotros no nos dijeron que era opcional sino obligatorio”.

Ayer, César Andrade, administrador de la zona sur, explicó que se trató de un malentendido entre la obligatoriedad de pintar las fachadas y el color. “No puede ser un color específico si los vecinos no lo desean. Hicimos una recomendación por el aspecto cromático y urbanístico de la zona, nada más. Ya lo aclaramos”.

[[OBJECT]]

Ayer, tres personas sobre un andamio lijaban las paredes de una casa, para renovar la pintura en tonos verdes. Cuando su dueña, Luisa Raimundo recibió la notificación con los códigos, no estuvo de acuerdo con lo dispuesto.

Por eso se juntó con otros vecinos. “Les dijimos en la Administración que no podíamos pintar del color que nos eligen ellos, porque nosotros siempre hemos pintado a nuestro gusto”.

Ella ya tenía la pintura y los materiales. Empezó a comprarlos desde hace cuatro meses, porque no tenía dinero para solventar la obra de un momento a otro. A raíz de la queja de un grupo de vecinos, la Administración emitió una circular que aclaraba que no era obligatorio el color.

Cerca hay un almacén de colchones. Kléver Arévalo trabaja en ese local arrendado. Los dueños pintaron también la casa en tonos naranja. Arévalo dice que en ese sector se acostumbraba pintar las casas plomas o grises, porque así se disimulaban las manchas de esmog de los vehículos.

Arévalo considera que pintar las paredes de un barrio de un color definido puede ayudar para que se vea más uniforme.“Pero no se puede estar de acuerdo. Nadie puede mandar en la propiedad de cada persona”, afirmó.

El administrador Andrade dijo que una vez aclarado el punto del color, continúa la disposición de pintar las fachadas. Pero si bien se estipula un plazo, este se puede extender si las familias, por su situación económica, por ejemplo, no pueden hacerlo inmediatamente. En ese caso, deben acercarse a la Administración para explicar sus motivos.


Las notificaciones

En años pasados, en la calle Necochea se aplicó una iniciativa que uniformó el color de las casas. Esta zona también tiene una fuerte afectación en el tono de las paredes, debido a la acumulación de esmog, producto de las emisiones de los vehículos.

Las planillas que se entregaron en Guajaló son de la Jefatura Zonal de Salud de la Administración Eloy Alfaro, de la zona sur.

Estas planillas son para notificar a los dueños sobre disposiciones y plazos para adecentar el frente de sus casas.

Allí hay 14 ítems. En ellos se piden adecuaciones varias como instalación de rejillas, sifones o tapas de revisión de desagües, construcción de paredes, etc.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)