El Aeropuerto de Quito recupera casi el 80% de frecu…
Policía agrede a mujer que se negó a usar tapabocas
¿Cómo se desarrollará la vacunación contra covid-19 …
Joe Biden se pierde en una cafetería durante la cumb…
Francia comienza a vacunar contra la covid-19 a los …
¿Embarazadas pueden acceder a vacunas?, conozca lineamientos
Más de 200 investigaciones disciplinarias contra pol…
Sin final a la vista en Perú: Fujimori plantea audit…

Municipio de Quito debe resolver cuatro temas pendientes

El miércoles 2 de junio se inició la sesión en la que se aprobó la remoción del alcalde Yunda, con 14 votos. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Entre los concejales hay cautela. No se habla abiertamente de una transición tras la decisión de remover al alcalde Jorge Yunda que se concretó en la sesión del Concejo instalada el miércoles pasado. Sin embargo, hay coincidencias en que urge tratar los temas prioritarios para la urbe.

El primero en aclarar que aún no se puede hablar de una transición fue el mismo vicealcalde de Quito, Santiago Guarderas. Afirmó que mantiene su cargo mientras el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) no responda la consulta presentada por Yunda.

Sin embargo, se conoce que de asumir la Alcaldía, sus prioridades girarán alrededor de la activación económica, del desempleo y de la salud.

Ha hecho una invitación a los concejales. Dijo que espera que esta sea la oportunidad para la unidad y para dejar atrás las banderas políticas. Actualmente, el bloque de oposición a Yunda, conformado por 11 concejales se siente consolidado.

Menos de dos años tendría por delante una administración a cargo de Guarderas. Está consciente de que es un tiempo corto y cree que se debe iniciar por definir el modelo de ciudad. Esa fue una de las debilidades que la administración de Yunda tuvo en su gestión y por la cual recibió serias críticas. A partir de eso, Guarderas planea comprometer a los concejales.

Analía Ledesma (ID) señaló que esta semana está prevista una reunión de quienes votaron a favor de la remoción. Sin embargo, ella cree que se deberían juntar los 21 ediles.

Mientras no se pronuncie el TCE, dijo que es demasiado pronto para hablar de transición. Para ella, un tema que se debe tratar es la reorganización de las autoridades de las comisiones del Concejo.

A mitad de período, según la concejala Luz Elena Coloma, se debe decidir si se mantienen las mismas autoridades o se harán cambios. Ese será uno de los primeros consensos que deberá enfrentar el cuerpo edilicio ante una eventual posesión de Guarderas.

Del lado del correísmo, sus adherentes aseguran que no hay fractura en el interior del movimiento. Para Juan Carlos Fiallo, coordinador de ese bloque, la decisión de la sesión pasada fue que cada integrante votara de acuerdo con su conciencia. Y así lo hicieron.

Por ejemplo, la edil Gisella Chalá decidió abstenerse. Una de sus razones fue que el proceso no se estaba resolviendo por los retrasos en el Metro o por actos de corrupción. No obstante, la concejala añadió que hay predisposición en su bloque para trabajar con miras a resolver los temas urgentes de la capital.

A criterio de Fernando Morales (Concertación), el escenario postremoción es un Concejo con las posturas definidas por parte de cada fuerza. “Del lado de los 14 votos (que se requirieron según el Cootad para la remoción) no veo que haya un debilitamiento”.

Pero, ¿cuáles son los temas prioritarios que Guarderas deberá enfrentar en caso de asumir la Alcaldía?
Los bloques coinciden en cuatro: la gestión para vacunar a los quiteños, el Metro, el relleno sanitario y reactivar la economía. Para Coloma, por ejemplo, lo urgente es una coordinación con el Gobierno Central para garantizar una vacunación rápida y efectiva.

Sobre la reactivación, la edil dijo que se puede recurrir a planes de atención a los barrios más vulnerables mediante bancos de alimentos que ya existen y en alianzas con empresas privadas.

Sin embargo, el tema más complejo es el Metro de Quito. Chalá, quien integra el Directorio de esa empresa municipal, dice que no se puede avanzar debido a que no se define el modelo de gestión.

Comentó que es falso que la obra no esté parada. Lo que continúa, dijo, es la recepción de la infraestructura, pero no hay avance tras la instalación de la Comisión Técnica para ratificar o rectificar la decisión de contratar una asistencia internacional.

Otro tema pendiente es la definición de qué pasará con el cubeto 10 y la gestión de la basura en Quito. Morales dijo que hay cálculos que estiman que ese cubeto, que está en construcción, tendría una vida útil solo de cuatro meses.

En lo relacionado con la basura, además, la licencia ambiental del relleno sanitario de El Inga tiene vigencia hasta el 2024, por lo que es necesaria una definición sobre qué se hará con los desechos.

Mientras tanto, Yunda continúa con su agenda de entrega de obras. Desde el viernes pasado incrementó sus actividades y su respectiva difusión por redes sociales. Dijo que si el TCE lo decide se irá con la conciencia tranquila.