Dos homicidios por día se registran en el gran Guayaquil
Policías hallaron a niña reportada como desaparecida…
Sospechosos de la desaparición de niña tienen antece…
Fijación del salario básico se posterga al 22 de diciembre
Bolsonaro perfila su candidatura para 2022
Rihanna asiste a posesión de nueva Presidenta de Barbados
Quishpe: ‘UNES tiene la oportunidad de enmenda…
Llori convoca al Pleno por caso ‘Pandora Papers’

Corte Constitucional analiza demanda por corridas de toros en Quito

Imagen referencial. Protección Animal Ecuador (PAE) demandó en el 2011 al Municipio de Quito por la realización de corridas de toros en la ciudad. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Imagen referencial. Protección Animal Ecuador (PAE) demandó en el 2011 al Municipio de Quito por la realización de corridas de toros en la ciudad. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Imagen referencial. Protección Animal Ecuador (PAE) demandó en el 2011 al Municipio de Quito por la realización de corridas de toros en la ciudad. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

La fundación Protección Animal Ecuador (PAE) espera que durante la próxima semana la Corte Constitucional emita un pronunciamiento sobre la demanda que plantearon en 2011 en contra del Municipio de Quito por el incumplimiento a la pregunta ocho de la consulta popular de ese año, referente a espectáculos públicos en los que se da muerte a un animal.

En la audiencia que se llevó a cabo el martes 8 de mayo del 2018, los jueces definieron un plazo de 72 horas para que las partes ratifiquen las intervenciones de sus abogados.

Luego de ello la Corte podrá pronunciarse sobre una decisión que erradique de forma definitiva las corridas de toros en la capital o no.

Esteban León, abogado de PAE, explica que la ciudadanía se expresó en la consulta popular de forma mayoritaria para que se prohíban los espectáculos que tengan como finalidad la muerte de un animal, pero que a través de la ordenanza 127 se modificó el espectáculo taurino para “supuestamente evitar que el toro muera estocado”.

“Hay que dejar claro que las heridas que recibe el toro en el primer y segundo tercio de la práctica taurina causan un nivel de estrés que puede dañar sus funciones renales y orgánicas e incluso causar lesiones de muerte“, señaló el abogado.

Para los demandantes la ordenanza permite que el toro muera públicamente o en los chiqueros de la plaza y por ello esperan que la Corte haga respetar el pronunciamiento popular.

Suplementos digitales