Ministerio denuncia presunto sabotaje en vía Cuenca-…
Desde el 1 de diciembre se elimina el IVA a pañales,…
Mujer fue asesinada a balazos en Ambato y otra resul…
2 205 vacantes abiertas para ingresar a la Policía
En Carchi bloquean una vía en demanda de obras
Vacuna, la palabra del año en EE.UU.
El correísmo niega pacto con el Gobierno para reform…
Niña de siete años reportada como desaparecida fue rescatada

Comerciantes informales aprovecharon para vender sus productos

Comidas, bebidas, juguetes y otros productos se ofrecían a los votantes este domingo 2 de abril del 2017. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Comidas, bebidas, juguetes y otros productos se ofrecían a los votantes este domingo 2 de abril del 2017. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Comidas, bebidas, juguetes y otros productos se ofrecían a los votantes este domingo 2 de abril del 2017. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Comerciantes informales se ubicaron en las calles aledañas a los recintos de votación en toda la ciudad, hoy 2 de abril del 2017. Comidas, bebidas, juguetes y otros productos se ofrecían a los votantes.

Nestor Orrico llegó a las 06:00 hasta el Colegio Mitad del Mundo. En una de las veredas cercanas colocó su pequeño horno para hacer pan de yuca. Ofrecía cuatro unidades por USD 1.

“Espero hacer hasta la noche unos 120 dólares. Ojalá ya vaya llegando más gente, porque durante la mañana ha habido poca afluencia”, comentó.

Las ventas se apostaron en las calle de Quito en la jornada electoral. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Mientras tanto en los alrededores de la escuela Rosario G. de Morillo, en el barrio La Florida, los comerciantes se ubicaron en una sola vereda, para no obstruir el paso de la gente.

José Robles, vive en Calderón, pero llegó con todo lo necesario hasta La Florida, para vender arepas de choclo y jugo de caña. A la vista de los transeúntes, uno de sus compañeros molía caña para obtener un jugo fresco. “Cada arepita está a USD 1,25 y el jugo a tan solo cincuenta centavos”, comentó el vendedor.

En algunas viviendas, los dueños optaron por abrir los garages y colocar mesas para vender aguas, gaseosas o platos fuertes.

Adrián Gómez compró dos guatitas para llevar; aprovechó el precio para no cocinar, según indicó. “Vi que costaba USD 2,00 y preferí comprar, así me evito preparar el almuerzo”, señaló.

Suplementos digitales