Federación de Abogados de Ecuador pide destitución d…
Con baches, grietas y basura, así lucen las calles d…
Quito revisa posibles medidas ante caso sospechoso d…
Ordenanza para prohibir el porte de armas blancas pa…
Reportan que Pólit se habría declarado inocente en EE.UU.
Este es el nuevo banco de preguntas para obtener la …
Policía de Texas admite que fue un error no entrar a…
Acnur alerta sobre la ola de peligrosas travesías de…

Cierre del relleno sanitario del Inga se realizará con un plan técnico

En el sector del Inga Bajo, el presidente de la comuna Leonel Ramírez habló de los temas que se trataron en la reunión con funcionarios de la Alcaldía. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO

Los dirigentes de las comunidades de El Inga, El Belén, Itulcachi y Santa Ana se reunieron la tarde del 25 de enero del 2022 con el alcalde Santiago Guarderas y los directores de otras entidades municipales para encontrar una salida frente a las protestas que se dieron por el relleno sanitario.

Tras escuchar las solicitudes de los líderes comunitarios, la Empresa Pública Metropolitana de Gestión de Residuos Sólidos (Emgirs-EP) informó que finalmente se llegó a un acuerdo. Este señala que las autoridades de esa entidad visitarán a los pueblos afectados por la contaminación para exponer el plan de trabajo en cuanto a los fondos de compensación y la gestión integral del relleno sanitario. Asimismo, las comunidades se comprometieron a brindar las garantías necesarias.

De otro lado, Emgirs y la Secretaría de Ambiente anunciaron que aplicarán un plan para el cierre técnico del relleno sanitario, conforme a los parámetros técnicos establecidos por la normativa nacional, en coordinación con el Ministerio de Ambiente. Este será socializado de forma permanente con los moradores.

Se implementarán mesas de trabajo para gestionar la atención de otras dependencias municipales como Agua Potable y Obras Públicas. “Con este acuerdo, las operaciones del relleno sanitario se reanudan al 100% en su capacidad operativa para seguir brindando un servicio de calidad en todo el Distrito Metropolitano de Quito”.

La mañana de este miércoles 26 de enero del 2022, había expectativa entre los dirigentes y la gente de El Inga, El Belén, Itulcachi y Santa Ana. Leonel Ramírez, presidente del Inga Bajo, destacó que en la reunión del martes hubo apertura de parte del alcalde Guarderas para escuchar sus inquietudes y porque se liberó, a las 05:30 de este miércoles 26 de enero, a la persona que había detenida en medio de los altercados del día anterior.

“No saldrá al gerente Emgirs como solicitamos, pero se comprometieron a que mejorará al 100% el tratamiento de los lixiviados y el relleno sanitario”, manifestó el dirigente. De igual forma, los moradores del sector estarán atentos y vigilantes de cómo se desarrollen los procesos. Pidieron que no se siga persiguiendo a los comuneros que laboran en el relleno sanitario y agradecieron que las autoridades aceptaran su petición.

La Policía aún resguarda el sector del relleno sanitario El Inga, luego de las protestas registradas en ese sector. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO
La Policía aún resguarda el sector del relleno sanitario El Inga, luego de las protestas registradas en ese sector. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO

Ramírez contó que hay un fondo de compensación que se basa en la ejecución de obras en las zonas afectadas, pero estas no se han realizado desde hace tres años. Espera que en este año comiencen los trabajos por el bien de los 10 000 habitantes de las cuatro comunidades.

Para Jorge Pineida, dirigente de Itulcachi, la prioridad es que en la zona se realice un manejo responsable de la basura y los lixiviados. “Era difícil pedir la salida de la gerente de Emgirs porque recién lleva tres semanas en el cargo, por eso decidimos con la comunidad darle otra oportunidad para que siga en el cargo”.

El dirigente destacó que en el relleno ya existe una planta de tratamiento y solicitó que esta ya comience a funcionar para reducir la contaminación. A su criterio, lo más importante es que el cierre del relleno sanitario será técnico y los dirigentes vigilarán de forma permanente este proceso, el cual será socializado en las comunidades. De momento -explicaron los dirigentes- la planta del Inga continuará funcionando normalmente y a futuro se la llevará a otro sitio.