Quejas contra Fernando Villavicencio y Salvador Quishpe, a trámite en Asamblea

Fernando Villavicencio enfrenta una queja presentada por Mireya Pazmiño, quien pidió sea suspendido por no haber cumplido los plazos de la solicitud de juicio político contra el Cpccs. Foto: Twitter Asamblea Nacional

Los asambleístas Fernando Villavicencio (ind.) y Salvador Quishpe (Pachakutik) enfrentarán un proceso disciplinario que podría suspenderlos en el cargo.

El Consejo de Administración de la Legislatura (CAL) calificó a trámite las quejas que, por distintos motivos, fueron presentadas por Mireya Pazmiño (PK) contra Villavicencio y por el correísta Blasco Luna (Unes) en contra de Quishpe.

La resolución se dio la noche del miércoles 7 de diciembre del 2022 con los votos del presidente de la Asamblea, Virgilio Saquicela, y los delegados del correísmo, el Partido Social Cristiano (PSC) en este organismo.

Los legisladores que enfrentan estas quejas y sus acusadores serán convocados a audiencias para la presentación de pruebas de cargo y descargo, antes de que el CAL decida la sanción.

Las acusaciones

Mireya Pazmiño pidió que Villlavicencio, quien preside la Comisión de Fiscalización, sea suspendido por no haber cumplido los plazos establecidos para el tratamiento de la solicitud de juicio político a la mayoría del Consejo de Participación Ciudadana.

Adujo que esto se constituye en una falta administrativa grave, según el numeral 4 del artículo 170 de la Ley Orgánica de la Función Legislativa. La norma contempla la suspensión sin remuneración, de nueve a 30 días, para esta causa.

En cambio, Blasco Luna acusó a Quishpe de haberlo tachado de “mamarracho” en la sesión 818 del Pleno, el pasado 29 de noviembre, cuando se debatió la derogatoria a la reforma tributaria.  

Sostuvo que esto se configura en una falta administrativa muy grave, que se sanciona con suspensión sin remuneración de 31 a 90 días, según el artículo 171 de la Ley Legislativa.

Luna no se arrepiente de haber reaccionado de una forma virulenta, cuando se lo vio levantarse de su curul y trasladarse a la curul de Quishpe, a quien lo tachó de “poncho dorado”. Mencionó que en ese momento el asambleísta de Pachakutik interrumpía a su colega Viviana Veloz.

“Ante un insulto, ¿qué tiene que hacer? ¿Quedarse allí para que le insulten reiteradamente? (…). Se deberá analizar la prueba porque el momento en que yo llego no le insulto, le encaro y le digo: ‘dime de frente’. No tuve opción porque esos son, lamentablemente, esos son”, señaló.

Luna emplazó a Quishpe, quien también presentó una queja en su contra por este incidente, a que pruebe que lo ha insultado y que el término “ponchos dorados” ofende al sector indígena.

Más noticias relacionadas en:


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News


Suplementos digitales