Comerciantes del Comité del Pueblo piden que se les …
Actividades y juguetes para estimular la mente de la…
Quejas por falta de turnos para obtener licencias
Policía chileno que agredió a una constituyente es d…
Los árboles del mundo están en peligro
¿Cómo eligen los niños a sus amigos?
Transportistas de Quito paralizarán el servicio si n…
El espacio físico educativo es decisivo para el reto…

Con la Ley Humanitaria para covid-19, ecuatorianos contribuirán por cuarta ocasión en una ‘emergencia’

Imagen referencial. A menudo, instituciones o profesionales que ofrecen terapias con células madre no autorizadas piden altas sumas de dinero con promesas que, en la mayoría de los casos, no se cumplen. Foto: Pixabay

Imagen referencial. A menudo, instituciones o profesionales que ofrecen terapias con células madre no autorizadas piden altas sumas de dinero con promesas que, en la mayoría de los casos, no se cumplen. Foto: Pixabay

Imagen referencial. Si la Ley Humanitaria que tramita la Asamblea por la pandemia del covid-19 se aprueba, sería la cuarta vez que los ecuatorianos deben realizar una contribución especial para solventar una crisis. Foto: Pixabay

La Ley de Apoyo Humanitario plantea una contribución especial para enfrentar el impacto humanitario, económico y social del covid-19. De ser aprobada, será la cuarta tributación de estas características que realizarán los ciudadanos ecuatorianos en medio de una crisis, desde el retorno a la democracia ocurrido en 1979.

En 1982, Ecuador vivió la crisis del Fenómeno del Niño, en el que se inundó la mayor parte de la región Costa, y que destruyó la producción agrícola y la red vial. Esto ocurrió durante el el Gobierno de Osvaldo Hurtado, con una recaudación aproximada de USD 300 millones al cambio de este 1 de mayo del 2020.

La segunda fue en la administración de Sixto Durán Ballén, en 1994, durante la Guerra del Cenepa. Allí, el Gobierno requirió un impuesto al 2% del rodaje. En esa ocasión se recaudaron alrededor de USD 75 millones de la época, que ahora se calcula en unos USD 450.

En el 2016, el Gobierno de Rafael Correa también pidió una contribución especial para subsanar los estragos económicos del terremoto de Pedernales. Allí se recaudaron USD 1 600 millones.

Ahora en la Asamblea Nacional se discute la Ley de Apoyo Humanitario, de iniciativa del Ejecutivo, que pretende crear una contribución especial que lograría recoger al menos 1 400 millones de ciudadanos y empresas para paliar la crisis social y económica por la pandemia del covid19.

Para el experto tributarista, Napoleón Santamaría, esto demuestra que el Ecuador siempre ha tenido problemas estructurales de planificación, pues cada vez que hay una coyuntura de ‘emergencia’, no cuenta con los recursos para enfrentarla.

“El Ecuador siempre ha estado sin reservas, no hemos tenido previsiones para soportar las crisis y les ha tocado a los ciudadanos sean los que aporten para solventar los efectos económicos de estos casos fortuitios. Aquí hay un desorden, una mala planificación de los gobiernos de turno, todo se va en corrupción y los resultados son funestos”.

Al momento, la Ley de Apoyo Humanitario se encuentra en primer debate en la Asamblea Nacional. La Comisión de Régimen Económico deberá realizar un nuevo análisis la próxima semana antes del segundo y definitivo debate en el Pleno.

El miércoles pasado, se incluyó un nuevo artículo, que pretende recoger un contribución solidaria del 2% sobre bienes inmuebles y derechos representativos de capitales existentes en el Ecuador de propiedad de sociedades residentes en paraísos fiscales u otras jurisdicciones del exterior. Lo incluyó el asambleísta Cristóbal Lloret (correísta).

El PSC y Creo coincidieron en demandar que se excluya el artículo 5 del informe de la Comisión de Desarrollo Económico en el que se estipula esa contribución.

Al interior del Pleno todavía no hay acuerdos sobre la base para la contribuciones de los empleados y empresas. Para el primer caso, Eddy Peñafiel, de Pachakutik, planteó que esto se aplique desde los sueldos que superen los USD 1000. La bancada de Creo quiere que la base sea USD 2 500.

Otro de los temas en los que hay divergencias es en el cobro de una contribución del 5% para las empresas que en 2019 hayan registrado utilidades por encima de USD 1 0000.

Peñafiel planteó una tabla una contribución única sobre las utilidades de las sociedades, con un aporte del 1% para aquellas con utilidades de USD 100 000 a USD 500 000, del 2,50% desde USD 500 001 a USD 1 000 000 y del 5% desde USD 1 000 001 en adelante.

También planteó una contribución única sobre patrimonios de empresas naturales y jurídicas, asimismo, de manera progresiva. 1% para aquellas fortunas de USD 1 000 000 a 10 000 000 hasta el 3% desde 100 000 001 en adelante.

Suplementos digitales