Cynthia Viteri: 'Sin seguridad no hay Gobierno', fre…
Testigos dicen que armados dispararon y lanzaron un …
Al menos 41 muertos y una decena de heridos por ince…
Cuatro eventos multidisciplinarios marcan el fin de …
Gobierno ofrece USD 10 000 de recompensa por informa…
El Chaquiñán, sendero ecológico de identidad quiteña
Hombre se suicida tras chocar su auto contra valla d…
Ataque con explosivos en Guayaquil deja cinco fallec…

Continuidad del frente político ayuda a sostener el diálogo

4 ministros fueron cambiados por el Presidente de la República tras el paro de 18 días de junio pasado. Foto: Cortesía Presidencia

Cuatro ministerios, dos secretarías y el Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) tienen nuevas autoridades. Los cambios del Ejecutivo no apuntaron a todas las cabezas de las carteras de Estado que han recibido críticas antes y durante los 18 días de paro.

En medio de la crisis social que afronta el presidente Guillermo Lasso no se cambió, por ejemplo, a ninguna autoridad de su frente político. Incluso aclaró: “Estos cambios no han sido forzados por coyunturas o circunstancias particulares. Obedecen al ordenado cumplimiento de etapas dentro de una visión de largo plazo”.  

Pese a la aclaración, los cambios se dieron tras el paro convocado por el movimiento indígena, cuyo detonante fue el descontento por la falta de inversión social. 

Y las únicas modificaciones claras que apunta a responder el descontento es el nombramiento de Pablo Arosemena como ministro de Finanzas, y la designación de un nuevo titular de Salud.

Pero Lasso mantiene a su frente político. Francisco Jiménez en el Ministerio de Gobierno, el consejero político Diego Ordóñez y el canciller Juan Carlos Holguín, quien también asumió la vocería los últimos días de la paralización. 

La politóloga Carolina Andrade coincide que el Gobierno no ha realizado grandes cambios.  Por ejemplo, Alejandra Montalvo viene de ocupar un puesto en la misma Senescyt. Arosemena también deja la Gobernación de Guayas. 

El ahora exministro de Transporte, Marcelo Cabrera, se marchó acusando de la falta de recursos al Ministerio de Finanzas liderado por Simón Cueva. En su lugar se puso a Darío Herrera, quien estaba a cargo del Ministerio de Vivienda. Y esta última Cartera fue asumida por la Viceministra. 

Desde su lectura, eso tiene que ver con que el Gobierno no tiene cuadros para el recambio. Su círculo de apoyo, según Andrade, prefiere mantenerse en el sector privado, en donde no corren el riesgo de asumir lo público.

Los errores de quienes toman las decisiones en  ministerios y secretarías no son nuevos. Por ejemplo, en Educación, con María Brown a la cabeza, se ha cuestionado los vacíos académicos por la pandemia; infraestructura deteriorada; falta de aulas y docentes en lo rural.

El Gobierno también cuenta con una Secretaría de Pueblos. Hasta el miércoles 6 de julio fue comandada por Luis Pachala. Sin embargo, no tuvo ningún rol ni antes ni durante el paro. El miércoles, sin especificar las razones de su salida, renunció al cargo.

La salida de Ximena Garzón de Salud ocurrió luego de que el Ejecutivo declarara en estado de emergencia al sector, pese a que por semanas la exfuncionaria se negó a hacerlo.

Para el analista político Esteban Ron, el frente político no se movió por el diálogo en curso con el sector indígena. Señala que, mal o bien, el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, asumió la representación no solo del Presidente sino de todo el Ejecutivo.

Eso le otorga dos elementos. El primero es la legitimidad como vocero en el diálogo. El segundo es sobre el conocimiento. Para el experto, hay muchas cosas que tuvieron que negociarse y no son de conocimiento público todavía.   

Andrade menciona que el anuncio de Arosemena sobre la inversión social y mantener a Jiménez en el Ministerio de Gobierno tienen que ver con el diálogo.  Dice que son muestras de que el Ejecutivo apunta a sostener el acercamiento con el movimiento indígena.

Lo dicho por Arosemena y el diálogo, a criterio de Andrade, permitirán dos cosas. La primera es que existan los recursos para atender las demandas que motivaron el paro. La segunda tiene que ver con que se implemente una política integral a futuro, para la seguridad del país.  

Algo que no se vio y se podía esperar era el nombramiento de personajes vinculados a otras corrientes políticas, por ejemplo, del Partido Social Cristiano (PSC) y de la Izquierda Democrática (ID), que dieron su voto para evitar la destitución de Lasso en la Asamblea.  

Para la politóloga, si bien este tipo de decisiones han sido estigmatizadas, pueden ser un mecanismo para ampliar la participación de otros sectores. 

Economía, Senescyt, Miduvi… Estos son los nuevos ministros del Gabinete de Guillermo Lasso posesionados este 5 de julio del 2022 » https://bit.ly/3P7r0ui

Posted by El Comercio on Tuesday, July 5, 2022