Quito regresa a la alerta naranja por covid-19
Monto de nuevos microcréditos creció 63% en 2021
76% de planteles de Quito, habilitados para volver a…
Comisión para renovación de la Corte Constitucional …
Organizaciones hacen pedidos a la Asamblea sobre ley…
Viceministro de Educación: Planteles de Guayaquil sí…
Activista ecuatoriana Patricia Gualinga gana premio …
Ataque suicida en universidad alemana deja una perso…

Grandes aglomeraciones en distintos recintos electorales de Guayaquil

En la Escuela Santa María, Suburbio de Guayaquil, cientos de personas hacen fila para ingresar al recinto electoral. Fotos: Fernando Medina / EL COMERCIO

En la Escuela Santa María, Suburbio de Guayaquil, cientos de personas hacen fila para ingresar al recinto electoral. Fotos: Fernando Medina / EL COMERCIO

En la Escuela Santa María, Suburbio de Guayaquil, cientos de personas hacen fila para ingresar al recinto electoral. Fotos: Fernando Medina / EL COMERCIO

La fila recorría al menos cinco cuadras en el Suburbio de Guayaquil. Eran cientos de personas aglomeradas una detrás de la otra. No había distanciamiento social y el control de policías y militares era débil. Así se desarrolla el proceso electoral este domingo, 7 de febrero del 2021, en los exteriores de la escuela fiscal Jorge Villacrés Moscoso.

“No hay distanciamiento, no hay orden. Estamos en pandemia y no se organizan”, gritaba un hombre fuera del recinto.

Otro ciudadano, en cambio, relató que llegó a votar a las 08:00 y la larga columna no avanzaba. “Llevamos en esta fila tres horas y nada que podemos votar. Ya son las 11:00 y seguimos aquí afuera con riesgo de contraer el virus”, señaló.

El policía Carlos Quinto estaba encargado del control en los exteriores del recinto. El uniformado dijo que tenían cuatro agentes para controlar el distanciamiento, pero no se abastecían para la masiva concentración de personas.

El aforo limitado del plantel también fue un problema. “Dentro del recinto solo pueden estar 30 personas. Entonces eso hace que la gente se aglutine en los exteriores”, señaló.

Lo mismo informó la coordinadora del Consejo Nacional Electoral (CNE), Esther Pacheco. Ella señaló que el espacio del recinto electoral era pequeño y por eso no se permitía el aforo de más de 30 personas.

Pero las largas filas no solo se visualizaron en esta unidad educativa. En la Escuela Patria Ecuatoriana también hubo quejas. Allí había 18 juntas electorales. En el exterior, la gente realizó una larga columna. Tampoco había distanciamiento.

Escuela Jorge Villacrés Moscoso, Suburbio de Guayaquil, también se registraron aglomeraciones para sufragar. Foto: Fernando Medina / EL COMERCIO

Allí la Policía y personal de la Armada Nacional solicitaban a los presentes que se separaran al menos dos metros, pero la gran cantidad de personas no permitía que esto se cumpla. En el interior del recinto electoral sucedía todo lo contrario. Personal del CNE obligaba a los votantes que mantengan una separación entre ellos.

Esta dinámica se repitió en distintos puntos de la ciudad. En el norte, en el Colegio Simón Bolívar, también hubo aglomeraciones fuera del recinto. Las personas formaron una columna de más de 300 metros en la vía de las Américas. Uno detrás de otro caminaban los asistentes hasta entrar a la institución educativa.

“Esto es un desastre. Graben por favor para que se evidencie la falta de distanciamiento. Mi esposa tiene cáncer y no va a votar por miedo a contagiarse”, indicó un hombre que estacionaba su vehículo en una calle cercana.

En otros recintos las aglomeraciones fueron provocados para la falta de personal de las juntas. Eso ocurrió en la escuela Santa María, del sur de Guayaquil. En ese centro, la coordinadora del CNE, Ana Mera, indicó que comenzaron las elecciones 40 minutos después de lo establecido porque al menos 18 personas que debían estar en las juntas faltaron.

Allí tuvieron que optar por obligar a personas que acudieron a votar para que colaboraran en el proceso. Eso generó una larga fila. “Nos falló el personal y ahora poco a poco tratamos de solucionarlos”, indicó.

Mientras tanto en el exterior, mujeres y hombres formaron una fila de más de 500 metros. En las columnas había personas de la tercera edad, niños y personas con discapacidad.

Todos reclamaban las demoras en las votaciones.

Suplementos digitales