Moradores de San Antonio piden justicia para Eduardo…
Uso progresivo de la fuerza, en debate tras cadena n…
Guillermo Lasso: La intención real del Sr. Iza es el…
Un muerto y dos menores heridos en balacera en Guayaquil
Grupos violentos tienen centros logísticos en seis s…
Manifestaciones complican la recolección de basura en Quito
Conozca los ocho momentos más violentos del paro nacional
Ministro evalúa uso progresivo de fuerza por violen…

Odebrecht recibió pagos sin justificación

Redacción Negocios
 negocios@elcomercio.com

Cinco de los 10 aumentos de precio que registró  la central hidroeléctrica San Francisco, ubicada en Baños y construida con recursos del Estado entre 2004 y 2007, fueron injustificados, según un nuevo  informe de la Contraloría General del Estado. 

Aunque el contrato se firmó por USD 286,8 millones, el Fisco terminó pagando USD 369,4 millones, debido a 10 ajustes de precio que solicitó el constructor: la brasileña Odebrecht. Es decir, USD 83,2 millones adicionales a los inicialmente pactados.

De ese monto, USD 57,9 millones se pagaron a la compañía  pese a no contar con los justificativos legales o económicos, según el organismo de control.  Esos aumentos fueron  aprobados por Hidropastaza,  que manejó la obra en representación del Estado. El último ajuste de precio al contrato, por USD 29,2 millones, se concretó en este Gobierno.

Los incrementos de precios estaban destinados, en su mayoría, a mejorar la calidad de la planta. Pero eso contrasta con las  fallas que presentó la planta  apenas cuatro meses después de entrar en operación. Para junio de 2008, los daños eran insostenibles y obligaron a paralizarla.

Varios informes de auditoría efectuados por organismos estatales determinaron que existieron fallas en la construcción. Entre ellas, por ejemplo, un  túnel de 11 km que compone la planta y que conduce las aguas del río Pastaza hasta la casa de máquinas colapsó en varios tramos.  Las turbinas, el corazón de la central, también tienen  desperfectos.

La central  entró en reparación por  más de cuatro meses, pero los dolores de cabeza no han cesado. Las turbinas presentaron problemas en abril y mayo pasados. Y, desde el 27 de julio pasado, la central trabaja a media capacidad, debido a fallas en una de sus turbinas, según informa la página web del Centro Nacional del Control de la Energía (Cenace). Por estas razones, la planta entrará en una reparación integral en noviembre próximo.

Esta serie de problemas llevaron al Gobierno  a plantear un arbitraje  contra  Odebrecht en una corte internacional. El país evalúa en USD 210 millones los daños causados por la  brasileña.