Gran Bretaña ofrece visas a carniceros extranjeros a…
Agencias del Banco Pichincha atenderán el sábado 16 …
Cinco detenidos en operativo contra el microtráfico …
Ecuador vende menos banano y a menor precio en los p…
Adolescentes de 12 a 17 años podrán vacunarse contra…
Eckenner Recalde prepara su defensa y confronta al j…
UE asesora en ciberseguridad a sector público, priva…
Municipio de Quito y Gobierno acuerdan operativos co…

En la noche no hay control en los semáforos

Redacción Quito

Según la Dirección Nacional de Tránsito, el 70% de los semáforos instalados en las vías de la ciudad permanecen encendidos las 24 horas. Pero esto no impide que decenas de conductores no respeten las señales luminosas durante la noche.

Un ejemplo de eso se evidenció la noche del pasado jueves, en la av. Mariscal Sucre, entre El Canelo y Pedro Capiro. Allí hay un semáforo peatonal cuya luz roja se mantiene encendida por 30 segundos en cada ciclo.

A partir de las 22:30, en un lapso de 10 minutos, 38 de los 51 autos que circularon por esta vía  no se detuvieron en la luz roja del semáforo peatonal. Eso significa que el 75% de los conductores no respetaron la señal.

Esa cifra fue ratificada por un estudio de la Policía. Ellos realizaron un conteo entre las 22:30 y las 05:00, en el  que se verificó que cerca de 7 500, de aproximadamente 10 000 autos, se pasaron la luz roja del semáforo.

Para Víctor Amaya, estudiante del colegio nocturno Benito Juárez, esto significa un alto riesgo para la seguridad de los peatones. Luego de las 22:00, el semáforo de la intersección de las avenidas Mariscal Sucre y Teniente Hugo Ortiz  se apaga.

“Los estudiantes tenemos que cruzar con cuidado la avenida porque a más de que el semáforo está apagado, los autos pasan a gran velocidad”, dijo Álex Sánchez, otro estudiante del colegio nocturno. Por eso, él cree que los semáforos deberían permanecer encendidos las 24 horas.

Con él concuerda Dennis Velásquez, estudiante del colegio nocturno del Consejo Provincial, en la av. Ajaví. Hasta las 23:00 del jueves, el semáforo peatonal de esta vía permaneció encendido. Para Lorena Albán esto es un mecanismo de prevención pero no una garantía de seguridad. “Yo no me confío del semáforo peatonal. Siempre espero a que los autos se detengan para cruzar la calle”.

De las cerca de 650 intersecciones semaforizadas que existen en la ciudad, el 70% permanecen encendidas las 24 horas. El 27% están programadas para mantener una luz amarilla intermitente y el 3% se apagan a partir de las 22:00. Según la Policía, esto es parte de un plan de seguridad vial y ciudadana que se aplica desde 2006.

Washington Escobar es taxista y espera por pasajeros en la avenida Amazonas y Naciones Unidas hasta que termine la última función de cine. Él cuenta que pasadas las 22:00 no se detiene en ningún semáforo. “Si nos paramos en una luz roja en la noche, corremos el riesgo de que otros autos nos choquen por atrás o de que los ladrones aprovechen para robarnos”.

El último informe del Observatorio de Seguridad Ciudadana, señala que el 33% de los delitos contra automotores sucedió en horas de la noche. 

Luis Palacios, de la Dirección Nacional de Tránsito, explicó que un análisis georreferencial estableció que los sectores más vulnerables a robos son  El Inca, Av. De el Maestro, El Calzado, Villa Flora y avenida Mariscal Sucre. 

Según la Policía, ante la luz amarilla intermitente, los conductores deben reducir la velocidad, incluso hasta detenerse, antes de avanzar por una intersección.

Pero Fabián Guevara mira dos veces antes de cruzar la av. 6 de Diciembre, en el sector del Hospital Baca Ortiz.“Con los semáforos prendidos o apagados hay conductores que no respetan los cruces”.

Juan Zapata, vocero de la Policía de Tránsito, admitió que no existe la capacidad operativa para ejercer control vial durante las noches. Por eso, la institución plantea la instalación de semáforos con fotosensores que registren en imágenes a los infractores para su posterior sanción.

La señal luminosa

Una luz roja no intermitente prohíbe el paso vehicular. Los automotores deben detenerse antes del cruce cebra.

Con la luz amarilla no intermitente los autos deben detenerse, excepto si el auto pasó la zona de seguridad.

La luz verde no intermitente del semáforo significa que está permitido el paso vehicular.

Con la luz amarilla intermitente los conductores deben cruzar con precaución respetando al peatón.

Cuando un semáforo se encuentra apagado se debe respetar la señalización vertical y horizontal.

La velocidad máxima permitida es de 50 km/h en la ciudad y 90 km/h en vías periféricas.

En los cruces sin semáforos, el peatón tiene la prioridad de cruzar y el conductor debe detener su auto .

En las arterias con doble sentido de circulación, el conductor de un vehículo no puede girar a la izquierda, excepto que haya un semáforo de giro que lo habilite.

Suplementos digitales