Conductores denuncian el mal estado de la vía Alóag …
Llori convocó al Pleno para segundo debate de ley so…
Guía de seguridad para mujeres turistas desata una p…
Colombia cita a declarar a Piedad Córdoba por sus ne…
Justicia ordena la captura de exlíder del Congreso v…
Una persona murió aplastada al derrumbarse una mina …
Gobierno no respalda acción de Fernando Balda para &…
Mujer fue detenida luego de lanzar a su bebé a un pozo

El nuevo servicio postal estatal de Ecuador aún no arranca

Instalaciones de la empresa pública Correos del Ecuador en liquidación, ubicadas en Pusuquí, norte de Quito. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Diego Mera observa con nostalgia el ocaso de la empresa pública en donde prestó sus servicios por más de dos décadas. El hombre de 52 de años laboró en Correos del Ecuador desde 1995 hasta agosto del 2020, cuando fue despedido tras el anuncio de la liquidación de la firma, en mayo de ese año.

Mera fue contratado como ayudante de valija. Él se encargaba de descargar las cartas y encomiendas para trasladarlas a otro lugar para su clasificación. Después de dos años fue ascendido a cartero y dice que desde entonces vivió las experiencias más gratificantes de su vida.

Recuerda que recorría a pie la zona de San Juan, Toctiuco y el Centro Histórico de Quito con su maleta de cartas y paquetes. “La señora Rosita Torres, que vivía en Toctiuco, cada vez que me veía decía ‘ya salió el sol’, siempre me daba jugo y un sánduche cuando le entregaba su paquetito, que le enviaban sus familiares que vivían en Perú”, dice Mera, al señalar que una de las empresas públicas más antiguas del país, con 190 años de historia, está llegando a su fin por las malas administraciones.

La empresa llegó a ser muy grande, “llegaban muchísimos paquetes, había montañas de cartas, montañas de paquetes. Cada noche, nosotros (los carteros) clasificábamos por ruta toda la paquetería, dejábamos todo listo para iniciar las entregas desde las 07:00 de la mañana, a veces terminábamos a las 20:00 de la noche. Dábamos buen servicio, hasta la última carta se entregaba”.

Mera señala que en algún momento la empresa llegó a tener más de 3 000 empleados y vivió una época de bonanza por años. “Los paquetes llegaban de muchas partes del mundo”. Pero dice que luego la empresa fue decayendo.

Actualmente, según Correos del Ecuador, hay 1,2 millones de paquetes rezagados desde el 2017, que no han podido llegar a sus destinatarios, unos 200 000 más que en julio del año pasado. La empresa dice que promueve la entrega de la paquetería con campañas de notificación a los clientes. “Este rezago, también ha sido ocasionado por parte de muchos clientes que no se acercan a retirar su paquetería”, agregó la empresa. Ninguna encomienda ha sido destruida todavía, pero cuando la paquetería sea declarada “no distribuible”, sí será destruida.

Diego Mera vistió el uniforme de Correos para recordar a la empresa en la cual laboró durante 25 años. Foto: Lucía Vásconez / EL COMERCIO

El expresidente Lenín Moreno, vía Decreto 1056 del 19 de mayo del 2020, ordenó la “extinción” de Correos.

El Gobierno justificó el cierre en ese entonces en el abuso y derroche de años pasados. Señaló que la firma había invertido en máquinas clasificadoras costosas que funcionan al 3%; que registraba litigios millonarios por incumplimientos, que tenía más de 900 empleados, aunque solamente requería de 150; y tenía 1 millón de paquetes rezagados.

Tres meses después, Diego Mera fue despedido. La liquidación que recibió fue de USD 8 440, por 25 años de trabajo.

Según la web de la empresa, el número de empleados se redujo de 910 a 171, entre mayo del año pasado y julio del 2021. Las liquidaciones se han cancelado a 79% de exservidores, confirmó la empresa, y el resto está pendiente por procesos de regularización de documentación, apuntó la firma.

Pese a que el Gobierno dispuso el cierre, porque consideraba que un privado podía prestar con más eficiencia el servicio, en febrero de este año decidió dividir a la empresa.

Los problemas legales quedarían en manos de Correos en liquidación, y el servicio postal pasaría a una nueva firma pública llamada Servicios Postales del Ecuador.

Según Correos del Ecuador, a julio del 2021 sus activos suman USD 34,6 millones, entre los que se cuentan edificios.

Las deudas son de USD 11,3 millones; es decir, tiene “patrimonio positivo”, dijo la firma, que tiene a la fecha 48 demandas, entre civiles, constitucionales, laborales y otras.

Pero tras siete meses, la nueva empresa aún está en etapa de recibir los activos de Correos. Arrancó con 25 empleados y un presupuesto de USD 6 millones de autogestión.

Una vez concluida la transición, la nueva empresa prestará el servicio postal universal. Aún no hay fecha para que inicie sus operaciones.

La empresa hará un concurso para escoger a un socio estratégico (un ente privado internacional) para el despacho de correspondencia y paquetería rezagada y nueva. Correos del Ecuador tiene plazo hasta junio del 2022 para cerrar.

Desde su salida, Mera solo ha tenido trabajos eventuales. “Está difícil conseguir empleo, ninguna firma nos quiere contratar. Dicen que solo contratan hasta los 30 años”.

#ATENCIÓN | Con Decreto 1244, Gobierno dispuso crear la Empresa de Servicios Postales del Ecuador. ¿Qué pasó con Correos del Ecuador? » http://bit.ly/3khgEde

Posted by El Comercio on Tuesday, February 23, 2021

Suplementos digitales