Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 29 de julio del 2021
Imprudencia del conductor, el mayor riesgo del ciclista
Tres colonias de extranjeros encaran diferentes suertes
La población vacunada repuntó en Santo Domingo
La reforma a la Ley educativa acorta en 7 años la vi…
170 causas recayeron en 9 jueces; sorteos son indagados
Obras apuntan a seguridad y a dar más relevancia a l…
Presidente de Bolivia anuncia reanudación de gabinet…

El Ejecutivo plantea tres ajustes para lograr la equidad de género

En la presentación de este proyecto de Ley, en Tumbaco, participó  el presidente Lenín Moreno. Foto: cortesía Secretaría de Comunicación

En la presentación de este proyecto de Ley, en Tumbaco, participó el presidente Lenín Moreno. Foto: cortesía Secretaría de Comunicación

En la presentación de este proyecto de Ley, en Tumbaco, participó el presidente Lenín Moreno. Foto: cortesía Secretaría de Comunicación

Incentivos tributarios, modificaciones a las licencias de maternidad y lactancia e incorporación de mujeres a los directorios de las firmas son tres medidas claves que contempla el proyecto de Ley de Economía Violeta. La norma fue firmada ayer, 8 de marzo del 2021, por el presidente Lenín Moreno y llegará a la Asamblea en estos días.

La iniciativalegal busca eliminar cualquier tipo de discriminación hacia las mujeres y promover la equidad en el mercado laboral.

La norma, elaborada por el Ministerio del Trabajo, a cargo de Andrés Isch, establece que aquellas organizaciones que incorporen nuevo personal femenino podrán deducir del impuesto a la renta la remuneración y los aportes a la seguridad social de esas trabajadoras hasta en un 150% adicional, por hasta tres años.

Estos beneficios son bien vistos por Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito. “Esto es lo correcto para viabilizar la equidad de género en las empresas, para que se contrate específicamente a mujeres”.

En el proyecto de reforma también se plantea que las licencias de maternidad y lactancia puedan ser compartidas entre los padres.

La progenitora, en común acuerdo con el padre, determinará la forma en que se gozará de la licencia con remuneración de 12 semanas por el nacimiento de su hija o hijo; y la de lactancia pagada por el período de 12 meses posteriores al parto, en la que la jornada laboral dura seis horas.

Estas licencias pueden ser de uso exclusivo o compartido. “Estamos ayudando a que las mujeres, siempre que así lo quieran, puedan compartir sus permisos de maternidad y de lactancia y que no vean truncados sus sueños”, señaló el ministro Isch.

El proyecto de Ley también busca la paridad de género en la conformación de directorios. Las compañías, empresas públicas e instituciones financieras que cuenten con un directorio deben incor­porar a una mujer por cada tres directivos.

Pablo Zambrano, presidente de la Cámara de Industrias y Producción, señaló que desde esta Cámara y desde la Federación Nacional de Industrias del Ecuador celebran y apoyan esta iniciativa del Gobierno a favor del empoderamiento femenino y de la incorporación de la mujer a las cadenas productivas.

“Se ha demostrado, con estudios, que cuando las mujeres ocupan cargos directivos en las organizaciones la productividad aumenta hasta un 20% en las compañías”.

La normativa también busca paridad en la remuneración de hombres y mujeres.

“Se crean criterios objetivos para saber cuándo estamos ante casos de discriminación, cuándo se le está pagando menos a una mujer que a un hombre, por el solo hecho de ser mujer. Estamos generando caminos específicos de crecimiento”, agregó el Ministro.

Además, la norma establece que los empleadores no podrán exigir ningún requisito distinto a las competencias y capacidades necesarias para el puesto de trabajo al que una mujer aplica. “Olvidarnos de las fotos en las hojas de vida u otro requisito que no sea ­esencial para el puesto para el que sean contratadas”, puntualizó el Ministro.

El Ministro pidió el apoyo de los asambleístas para la aprobación de la normativa. “Son esas mujeres que han trabajado durante siglos en distintas luchas, muchas de ellas invisibles, las que han empujado las cosas a este momento, mujeres que han logrado igualdad en el sufragio, que han logrado generarse ciertos espacios y lo único que hemos hecho es recoger las luchas, organizarlas y presentarlas”, dijo Isch.

De acuerdo con el Índice Global sobre brechas de género del 2019, el mundo tardará, al menos, 100 años en cerrar dichas brechas.