Alcantarillado colapsó por las lluvias en La Armenia
Gobierno y Frente Unitario de Trabajadores miden fue…
El seguimiento tras la vacunación a los niños es clave
Lasso ordena que todas las mercancías pasen por un s…
Sismo de 3.5 grados en Alausí se sintió en Guayaquil
Detienen en México a Rodrigo Granda, exlíder de las FARC
Audiencia contra Ola Bini se posterga nuevamente
Nueva York enfrenta brote de una enfermedad causada …

Mauricio Claver-Carone: ‘No hacen falta más tributos, sino mejores impuestos’

Doctor en Derecho de la Universidad Católica de América y otros estudios superiores.

Mauricio Claver-Carone, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), escogió a Ecuador para su primera visita oficial a un país de la región. “Ecuador es un país prioritario para el BID y para mí ”, aseguró el funcionario, que llega hoy a Quito y estará hasta el sábado próximo.

¿Cuál es su agenda en el país?

Es la primera visita de trabajo en Ecuador. Tendré dos días de reuniones con el presidente Guillermo Lasso y su equipo; con los miembros de la Asamblea; y con algunos líderes de la sociedad civil. Vamos a apoyar al Presidente en esa labor de generar unidad y también para que el plan económico sea inclusivo, que integre a los grupos vulnerables, a los indígenas, a los afrodescendientes y otros.

¿Qué aspectos específicos del plan se trabajarán?

Como BID hemos estado apoyando en los esfuerzos para superar la crisis sanitaria, proteger a las poblaciones vulnerables e impulsar a las pequeñas y medianas empresas para la creación de empleo. Y es dentro de esos tres puntos esenciales donde vamos a trabajar.

¿Cómo el BID puede apoyar financieramente ese plan?

Como BID ya tenemos una cartera desarrollada y que queremos presentarle al Gobierno. Esa cartera es de USD 553 millones para fortalecer la administración aduanera y tributaria, mejorar la conectividad digital, reforzar el acceso a justicia, mejorar la interconexión energética con el Perú, apoyar programas sociales, reactivación económica y proveer un mecanismo financiero que siga facilitando la compra de las vacunas. Además de esos recursos, estamos preparando un préstamo especial por USD 500 millones para programas sociales y para mitigar la crisis en los sectores más vulnerables. Es decir, un paquete de más de USD 1 000 millones en operaciones nuevas para este 2021. El año pasado apoyamos con USD 735 millones a Ecuador.

¿Qué medidas urgentes necesita el Ecuador para superar la crisis?

La vacunación. Y el presidente Lasso ha estado muy claro en su mensaje de avanzar en la vacunación de 9 millones de personas en los primeros 100 días de su administración, haremos todo lo posible por apoyarle en ese tema.

¿Cómo se dará esa ayuda?

En marzo de este año aprobamos una garantía de crédito por USD 63 millones para apoyar la compra de vacunas a través de la Covax. Con eso, esperamos cubrir las primeras inmunizaciones para 3,5 millones de personas o 20% de la población, que es el actual límite Covax. Ahora estamos en diálogos sobre cómo expandir esa meta de Covax a un 60%. Aparte de eso, hemos ofrecido garantizar cualquier adelanto que puedan hacer los países con superávit de vacunas, sea EE.UU., España o Chile. Por ejemplo, si le adelantan una cantidad de vacunas a Ecuador, nosotros les garantizaríamos para reemplazarlas en dos o tres meses.

Ecuador busca avanzar en corregir los problemas estructurales ¿Las protestas en Colombia pueden afectar la velocidad de esas reformas?

Soy muy optimista de que al llevarse a cabo la vacunación se dará una reactivación de la economía más acelerada. En cuanto a las reformas tributarias en la región, hemos recalcado que no hacen falta más impuestos, sino mejores impuestos. La región sufre de una alta tasa de evasión, que es algo que también ha hablado Lasso. Por eso, uno de los proyectos que tenemos es reforzar Aduanas y SRI para mejorar el cobro y ampliar la formalidad de las empresas.

¿Pero pudiera dilatar una reforma?

Creo que la situación en Colombia no solo fue una respuesta a una reforma o Ley, sino a una frustración. El dato que más preocupa y que agrega más presión a este malestar que estamos viendo en la región son los 50 millones de personas que salieron de la clase media. El malestar comienza con una demanda de más servicios sociales. Con la pandemia se destaparon deficiencias en infraestructura. Entonces, las reformas han sido el vehículo de las protestas, pero no la meta. La lección a corto plazo es que se necesita un diálogo más fluido. Y, por otro lado, falta inversión. Latinoamérica y el Caribe es la región que menos invierte en infraestructura de salud, social. En las bonanzas se han malgastado los recursos. Ahora es la gran oportunidad para corregir esos errores del pasado.

¿Qué diferencias pudiera tener un nuevo acuerdo con el FMI en este Gobierno respecto de la anterior administración?

La preocupación, y esto lo sé porque lo viví con el gobierno del expresidente Moreno, es la duda de si un programa con el Fondo puede lograr un apoyo político. Siempre había mucha cautela en ese sentido. La diferencia es que hoy con el nuevo Gobierno ha bajado ese riesgo.

¿Un nuevo acuerdo con el FMI puede abrir más recursos a Ecuador?

El FMI va a entregar derechos especiales de giro a los países. ¿Cómo se pueden poner a trabajar esos derechos? Estamos trabajando para que el BID sea un depositorio de esos derechos, monetizarlos y escalarlos. Podríamos multiplicarlos por 10. Por ejemplo, si Ecuador tiene 1 000 millones en derechos, podría acceder a crédito en el BID por 10 000 millones. Todo va a depender del instrumento, pero yo pienso que al menos podríamos multiplicarlo por dos o tres; y convertirlos en hasta USD 3 000 millones para proyectos infraestructura, etc.

Hoja de vida

Doctor en Derecho de la Universidad Católica de América y otros estudios superiores. Entre varias de sus funciones están haber sido asistente Adjunto del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y director de ese país ante el Fondo Monetario.

Suplementos digitales