Dirigentes del FUT se reúnen con la ministra de Gobi…
Bernal dice que no habrá reducción de asignaciones p…
AMT se desmarcó de denuncia sobre pago por gestión d…
Asamblea tramitará pedido de amnistía para líder de …
Cuatro momentos álgidos en Diario El Universo, que e…
El norteamericano y experto en prisiones Shannon McR…
Policía refuerza seguridad en sitios turísticos de G…
Cámaras de seguridad registraron asalto en una carni…

Afiliados, con jornada reducida, acumulan deudas por préstamos

El Biess atiende consultas de los afiliados y jubilados sobre préstamos quirografarios, hipotecarios y otros servicios. Foto: archivo / EL COMERCIO

El Biess atiende consultas de los afiliados y jubilados sobre préstamos quirografarios, hipotecarios y otros servicios. Foto: archivo / EL COMERCIO

El Biess atiende consultas de los afiliados y jubilados sobre préstamos quirografarios, hipotecarios y otros servicios. Foto: archivo / EL COMERCIO

Afiliados que han visto disminuidos sus ingresos por la crisis acumulan deudas en hipotecarios y quirografarios. Y muchos quizá no lo sepan.

El IESS no puede descontar más allá del 70% del salario de un trabajador para cobrar por préstamos hipotecarios y quirografarios en curso de pago, por lo que al bajar los ingresos del afiliado el descuento que hace el IESS será menor.

Pero eso no quiere decir que la cuota se redujo. De hecho, si no se hace el pago de la diferencia o no se refinancia el crédito se acumula la deuda y se generan intereses por mora, dice José Oviedo, director del Balcón de Servicios del Biess.

Esto le ocurrió a Ana, una afiliada que mantiene un hipotecario y un quirografario en curso de pago con esa entidad y que pidió no citar su apellido.

La cuota por ambas obligaciones suma USD 980 al mes sobre un salario de 2 000, pero ahora gana 1 080, por la reducción de la jornada laboral que le aplicaron desde octubre.

Desde ese mes, el descuento que le hacía su empleador comenzó a variar. “A veces me descontaban del hipotecario y no del quirografario. Otras veces de ambos, pero montos menores a los usuales”.

En principio pensó que el Biess, por la crisis, había ajustado la cuota a la baja o que su empleador no estaba pagando a tiempo los valores, pero la verdad era que su salario ya no era suficiente para pagar las obligaciones. De esta manera, llegó a acumular una deuda de USD 1 152 en cuotas vencidas, que debe pagar hasta fin de mes. Además, desde febrero deberá chequear su rol de pagos y tabla de amortización para pagar por su cuenta la diferencia que no se alcance a descontar a través del empleador.

“Menos mal tenía algo de ahorros, pero ya no tengo y no sé cómo voy a pagar en febrero. El sueldo no me alcanza”.

El Director del Balcón de Servicios del Biess explica que cuando se genera un mes impago, el Biess procederá a descontar el siguiente mes hasta un 70% del salario del afiliado para cubrir el valor pendiente y la cuota del mes. Si ese 70% no alcanza para cubrir el valor mensual, otra vez se genera una monto pendiente de pago.

Oviedo dice que si el afiliado arrastra cuotas de quirografarios y no tiene para pagarlas, puede liquidar la obligación con las garantías, que en este caso son los fondos de reserva o de cesantía. Se debe tener en cuenta que no se puede hacer una liquidación parcial, sino solo del monto total.

En el caso de los fondos de reserva, la liquidación se puede hacer siempre que reúna las 36 aportaciones seguidas.

Algunos afiliados reportan que no se han realizado las liquidaciones o si se han hecho aún aparecen con las planillas pendientes. Es el caso de Paula, quien perdió su trabajo en agosto del 2020. El préstamo quirografario se reliquidó con sus fondos de cesantía, pero sigue apareciendo como si tuviera un quirografario vigente.

El Biess explica que existen casos de requilidaciones pendientes por cuotas atrasadas de cancelaciones anteriores a la pandemia que están en proceso. Son 12 200, menos del 0,01% del total de operaciones de quirografarios.

Si la deuda es por hipotecario y no se cuenta con los recursos para pagar, el afiliado puede pedir un refinanciamiento para alargar el tiempo de pago y reducir las cuotas.

Pero para esto último, la persona debe pagar el monto adeudado y no todos tienen el dinero. Roberto, quien también pidió no poner su apellido, afronta una difícil situación. Él financió la compra de su casa en 2015 con un hipotecario del Biess por USD 80 000, a 20 años plazo. Durante seis años pagó sin problema las cuotas mensuales de 800, vía débitos en su rol de pagos.

La pandemia provocó que el lugar donde trabajaba ya 15 años cayera en crisis, así que los propietarios vendieron la empresa en noviembre del 2020 y, a causa de ello, Roberto se quedó sin empleo.

Al verse sin ingresos, Roberto acudió en diciembre al Biess, en Quito, en busca de una alternativa que le permitiera tener unos meses de gracia, mientras encuentra un nuevo puesto. El Banco le ofreció varias opciones de financiamiento, pero en ninguna él tenía la posibilidad de suspender temporalmente las cuotas.

“Yo esperaba que me den por lo menos tres meses de gracia; pero directamente me dijeron que eso no aplicaba”, lamenta Roberto.

El Director del Balcón de Servicios del Biess apunta que, bajo la legislación actual, no está en la capacidad de otorgar meses de gracia o condonar intereses por mora.

El funcionario señala que los meses de gracia o diferimientos se terminaron en noviembre del año pasado, pues eran un beneficio temporal de la Ley Humanitaria.

En contexto

La Ley de Apoyo Humanitario estableció beneficios para los afiliados como la prórroga del pago de cuotas en créditos hipotecarios, que no fueron canceladas entre mayo y junio del 2020, pero esa medida terminó el 12 de noviembre del año pasado.

No olvide

Revise la amortización del crédito y su rol de pagos. Si el monto descontado es menor tal vez tenga valores pendiente de pago.

El valor pendiente de pago debe ser cancelado de forma directa, generando un comprobante de pago en la web del Biess.

Si el valor adeudado es por un quirografario y no tiene para pagar, se puede reliquidar con los fondos de reserva o cesantía.

Para la reliquidación del préstamo quirografario con los fondos de reserva debe tener, al menos, 36 aportaciones seguidas.

Si debe 
por un hipotecario, el Biess ofrece opciones de refinanciamiento para alargar el plazo hasta 25 años y bajar la cuota.

Para el refinanciamiento, se requiere que el afiliado cubra el valor adeudado antes y presentar respaldos de ingresos.

La reestructuración o refinanciación de hipotecarios no incluye la eliminación de intereses por mora ni meses de gracia.

El Biess hará un análisis individualizado cuando se haya perdido el empleo poco después de aprobado el hipotecario.

Si el afiliado perdió su trabajo y no puede pagar el quirografario, el día 61 el Biess ejecuta la garantía: fondos de reserva o cesantía.

La liquidación del quirografario con las garantías se hace sin problema incluso si está cobrando el seguro de desempleo.

Suplementos digitales