Israel planea el envío de un millón de vacunas a pun…
Al menos cinco presos muertos y 39 heridos por enfre…
ELN rechaza estar detrás de explosión de vehículo bo…
Vietnam crea un código de conducta para los usuarios…
La jornada electoral se desarrolla con una baja part…
España eliminará la obligatoriedad de mascarillas a …
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 18 de junio del 2021
Partidos políticos tendrán un mayor control de la Un…

Senado de Florida ratifica polémico pacto con tribu sobre juegos de azar

Imagen referencial. Se trata de un pacto por 30 años que otorga a la tribu el control de las apuestas deportivas. Foto: Pixabay

El Senado de Florida ratificó este martes 18 de mayo del 2021 el controvertido nuevo pacto firmado por el gobernador Ron DeSantis y la tribu Seminola, que expande los juegos de azar y abre la puerta a la legalización de las apuestas deportivas virtuales.

“Esta legislación histórica restaura la relación de Florida con la tribu Seminola (…) y proporciona nuevos ingresos sustanciales para nuestro estado”, dijo hoy el presidente del Senado, el republicano Wilton Simpson, uno de los principales patrocinadores de este acuerdo.

Simpson expresó su satisfacción por la aprobación en el Senado de esta “importante” medida legislativa, el proyecto de ley 2-A, una ratificación del denominado Pacto de Juegos 2021 firmado por DeSantis con los seminolas.

El proyecto de ley se aprobó con 38 votos a favor y 1 en contra. Se trata de un pacto por 30 años que otorga a la citada tribu el control de las apuestas deportivas y que, como contrapartida, reportaría a las arcas estatales un mínimo de USD 2 500 millones en los próximos 5 años, para un total de unos USD 20 000 millones.

Pero este complejo acuerdo millonario sellado el pasado 23 de abril enfrenta la oposición de varios líderes comunitarios y No Casinos.org, una organización sin fines de lucro contra los casinos.

Las voces discrepantes subrayan que este pacto viola la Enmienda 3, aprobada en referendo en 2018, que otorga solo a los electores “el derecho exclusivo a decidir si autorizan los juegos de azar de casino en Florida”.

Además, el acuerdo supone “la mayor” expansión de los juegos de azar en la historia de Florida y “abre las puertas a convertir cada teléfono móvil en una tragaperras o máquina tragamonedas, según No Casinos.org.

El nuevo pacto autoriza los juegos de dados y la ruleta en los siete casinos propiedad de los seminolas, incluido el popular Hard Rock cercano a las ciudades de Fort Lauderdale y Tampa, además de las apuestas deportivas en línea en todo el estado.

“Es una decepción total”, dijo hoy a Efe una representante de No Casinos.org, quien destacó que ordenanzas como la de la ciudad Doral, que rechazan la expansión de los casinos en su área, se quedan en papel mojado al tener primacía “la ley estatal” aprobada hoy.

“A cambio de conceder el negocio virtual de las tragaperras (tragamonedas) a los seminolas para que no protesten, otros casinos privados podrían abrir a no menos de 15 millas de los de los seminolas”, lo que pone en el mapa a ciudades como Miami, Doral y Miami Beach, apuntó la representante de este grupo sin fines de lucro.

No Casinos.org alertó también del peligro de adicción al juego que pueden causar las tragaperras o tragamonedas o las aplicaciones de juego en los teléfonos y cómo pueden llegar a enganchar a menores, como se ha constatado en un estudio realizado en Inglaterra entre jóvenes de 11 a 16 años.

No Casinos.org ha señalado que el pacto es la mayor expansión del juego en la historia de Florida, colocando al estado al nivel de Las Vegas, Nevada y Macao (China) y que “claramente viola la voluntad de los votantes de Florida.

Son los votantes de Florida los que deben “tener la última palabra sobre la expansión del juego” en el tercer estado más poblado del país, no los políticos ni los grupos de cabildeo, hizo hincapié.

En diciembre de 2006, la tribu adquirió la empresa Hard Rock International, propietaria de la famosa cadena de restaurantes Hard Rock Cafe, con franquicias en todo el mundo.

Y en 2020 ampliaron su apuesta con la compra de todos los derechos de la marca Hard Rock en Las Vegas a la firma de inversiones Juniper Capital.