Con baches, grietas y basura, así lucen las calles d…
Quito revisa posibles medidas ante caso sospechoso d…
Ordenanza para prohibir el porte de armas blancas pa…
Reportan que Pólit se habría declarado inocente en EE.UU.
Este es el nuevo banco de preguntas para obtener la …
Policía de Texas admite que fue un error no entrar a…
Acnur alerta sobre la ola de peligrosas travesías de…
Juzgado acepta medida cautelar y frena proceso de de…

Boric abandona Prosur, organización abanderada por Piñera y Duque

Gabriel Boric, con 35 años, se convierte en el presidente más joven que gobernará Chile, tras las elecciones. Foto: Europa Press

El presidente de Chile, Gabriel Boric, decidió suspender de manera oficial la participación de su país en el Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur), una alianza de países sudamericanos que fue impulsada por su predecesor, Sebastián Piñera, y a la que pertenecen los principales del centroderecha.

La decisión responde a la línea marcada por el Mandatario en su discurso de investidura desde el balcón del Palacio de la Moneda y en la rueda de prensa que dos día después ofreció a la prensa extranjera, en los que subrayó que su deseo era que Sudamérica en particular y Latinoamérica en general hablaran con una sola voz para lograr mayor influencia y no a través de múltiples y diversos organismos, mucho de los cuales se basan en afinidades políticas y no en las necesidades y las fortalezas de la región.

En este contexto, Boric, que se encuentra de visita oficial en Argentina, en el primer viaje de su mandato, volvió a señalar que su objetivo es centrarse en el papel de Chile en el marco de estas organizaciones multilaterales como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), la Alianza del Pacífico o Mercosur.

Según fuentes cercanas al palacio de la Moneda, el gobierno comunicó el pasado viernes a Prosur la suspensión de su participación en la organización creada en 2019 por Piñera y el presidente de Colombia, Iván Duque, como alternativa a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que consideraban “excesivamente burocrática e ideologizada”.