La ansiedad generalizada requiere de psicofármacos
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 21 de junio del 2021
Récord en remesas de migrantes durante la pandemia
Papel de asambleístas independientes vuelve al debat…
Carné de vacuna se vuelve otro ‘pasaporte’ y da calma
Los kichwas se aferran al Inti Raymi, pese a restricciones
Puembo, de tierra de haciendas a zona con casas exclusivas
La disputa del narcotráfico eleva el crimen en Manabí

Polémica por mensaje de Amazon en el que admite que sus conductores deben orinar en botellas durante recorridos

La empresa Amazon admitió en un blog que sus conductores tienen problemas para acceder a los baños, por los recorridos de entrega. Foto: EFE

La empresa Amazon admitió en un blog que sus conductores tienen problemas para acceder a los baños, por los recorridos de entrega. Foto: EFE

La empresa Amazon admitió en un blog que sus conductores tienen problemas para acceder a los baños, por los recorridos de entrega. Foto: EFE

Amazon admitió que sus conductores deben orinar en botellas debido al tráfico o a problemas para encontrar baños durante los recorridos de entrega, al disculparse públicamente con un congresista estadounidense que denunció la situación y al que la empresa respondió con un tuit que ahora consideró “incorrecto”.

“Esto fue un autogol, no estamos contentos y le debemos una disculpa al representante (Mark) Pocan”, señaló Amazon en un comunicado aparecido en su blog el 3 de abril del 2021.

“Sabemos -indicó el gigante de ventas por Internet– que los conductores pueden tener problemas para encontrar baños debido al tráfico o, a veces, a las rutas rurales, y este ha sido especialmente el caso durante el covid-19, cuando se han cerrado muchos baños públicos“.

Según la nota, se trata, sin embargo, de “un problema de larga data que afecta a toda la industria y no es específico de Amazon”, hecho que la empresa ilustró con una serie de artículos relacionados con el tema.

La firma, que ya es el segundo mayor empleador del país, se retractó del mensaje que publicó en Twitter el pasado 24 de marzo en respuesta a Pocan, quien es representante demócrata por Wisconsin.

“Pagar a los trabajadores 15 dólares por hora no lo convierte en un lugar de trabajo progresista cuando se destruye un sindicato y se hace que los trabajadores orinen en botellas de agua”, afirmó Pocan en un tuit.

“Realmente no crees lo de orinar en botellas, ¿verdad?”, ripostó Amazon en otro trino.

“Si eso fuera cierto -agregó-, nadie trabajaría para nosotros. La verdad es que tenemos más de un millón de empleados increíbles en todo el mundo que están orgullosos de lo que hacen y tienen excelentes salarios y atención médica desde el primer día”.

En su disculpa publicada en su blog, Amazon puntualizó que su tuit “fue incorrecto“.

“No contempló nuestra gran población de conductores y, en cambio, se centró erróneamente solo en nuestros centros de cumplimiento. Un centro logístico típico de Amazon tiene docenas de baños y los empleados pueden alejarse de su estación de trabajo en cualquier momento”, explicó la nota.

En todo caso, Amazon indicó que les gustaría resolver el problema, aunque admitió que todavía no sabe cómo, pero prometió que buscará soluciones.

“Continuaremos hablando cuando se presente información falsa, pero también trabajaremos arduamente para ser siempre precisos”, concluyó el comunicado de la compañía con sede en Seattle y que ha emprendido una batalla para evitar el que podría ser su primer sindicado en EE.UU., donde su plantilla agrupa a unos 800 000 trabajadores