2 726 conductores irrespetaron el Pico y placa en un…
En el Pleno no se negó vínculos de Lasso con paraíso…
Paso vehicular se suspende en vía Baeza por erosión …
Presidente Lasso no acudirá al Pleno por Pandora Papers
Bangladesh sentencia a muerte a veintena de personas…
Casos globales de covid se estabilizan, pero se disp…
La Vuelta al Ecuador recorrerá ocho provincias
Ómicron dilata el fin de la pandemia  

La noche de la familia Trump para consagrar a Donald Trump

El presidente de EE.UU. Donald Trump junto a su esposa Melania tras la Conferencia Republicana

El presidente de EE.UU. Donald Trump junto a su esposa Melania tras la Conferencia Republicana

El presidente de EE.UU. Donald Trump junto a su esposa Melania tras la Conferencia Republicana. Foto: AFP

La segunda noche de la Convención Nacional Republicana se denominó “Tierra de oportunidades”. Y eso intentaron mostrar los que se presentaron este 25 de agosto: cómo el presidente Donald Trump ha logrado que “el sueño americano” sea una realidad y, por ello, merece otros cuatro años en la Casa Blanca.

Fue una jornada en que destacó la familia presidencial. Hablaron sus hijos Tiffany y Eric, además de la primera dama, Melania, quien fue la encargada de mostrar el rostro amable de esta administración.

Desde el inicio de su discurso, cierre de la segunda jornada, mostró su solidaridad hacia los que han sufrido el covid-19, los que han perdido sus trabajos. Relató algo de su trabajo humanitario y el apoyo que ha recibido del Presidente.

“Sé que muchos están ansiosos y desesperanzados. Debo decirles que no están solos. Mi esposo no dejará de pelear hasta encontrar una vacuna para todos. Hará todo lo que pueda para protegerlos de esa Pandemia”, dijo Melania Trump.

Resaltó -causó a la vez ciertas risas entre los asistentes en el Jardín de las Rosas, de la Casa Blanca– como una virtud el que Trump diga cosas que generan controversia. “Todos sabemos que no tiene secretos de cómo piensa. Les guste o no, siempre sabrán lo que piensa y eso es porque es una persona auténtica que ama este país y su gente, y quiere seguir mejorándolo”.

Pero la Convención Nacional Republicana no está a salvo de las controversias, sobre todo por el uso de la Presidencia en la campaña. La presencia del Secretario de Estado, Mike Pompeo, fue el más criticado, y no por lo que dijo sino porque por primera vez, en más de 75 años, el hombre encargado de la política exterior se presenta en una convención de cualquier partido político.

Además, Pompeo ni siquiera se encontraba en Estados Unidos, sino en Israel, en donde se encuentra de gira. El Departamento de Estado ha insistido que no se han usado recursos del Estado para este enlace internacional. Pero en los medios queda la sospecha.

También fue cuestionado que Trump diera la ciudadanía a cinco migrantes, todos con un perfil de éxito en sus respectivas áreas. Usó para ello la Casa Blanca. Pero a la vez, hay miles de personas esperando esta carta de naturalización a quienes el Gobierno ha dejado en el limbo por la pandemia.

Si Melania fue la amable, no lo fueron sus hijos Tiffany y Eric, pues ambos mantuvieron la tónica del miedo de la primera jornada, denominada la tierra prometida y que más parecía el apocalipsis si el país caía en manos de los demócratas en las elecciones del 3 de noviembre.

Tiffany acusó a los demócratas de querer controlar el pensamiento, de impedir la libertad de expresión. Los medios de comunicación, generadora de las falsas noticias. “Los medios manipulan la información”. Eric, en cambio, cuestionó el irrespeto a la bandera y al himno nacional cuando los deportistas se arrodillan en ese momento. “Estados Unidos terminó con el fascismo, el comunismo y terminará con la radicalización de la izquierda”, dijo Eric Trump.

Trump es el hombre con capacidad, dijeron todos, para poner al país en marcha cuando se pase la crisis del covid-19 porque sabe defender los derechos de la mayoría silenciosa de país.

Suplementos digitales