Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 5 de agosto del 2021
Juicio político a Pablo Celi pasa al Pleno, pero sin…
Más gente se volcó a laborar en las ‘app’ de transpo…
Cinco temas requieren de atención urgente en el Conc…
Roberto Custode: ‘Quito requiere mayor tecnología en…
Alarma por alto índice de desnutrición infantil en Ecuador
El turista irá a las playas y destinos andinos en feriado
Brasil supera la marca de los 20 millones de contagi…

Muere una persona durante ‘sabotaje’ al sistema eléctrico de Venezuela

El ministro de Energía Eléctrica de Venezuela, Luis Motta Domínguez, informó hoy (3 de mayo de 2017) la muerte de una persona en la subestación El Isidro, en el noroccidental estado Falcón, como parte de lo que calificó de “sabotaje” al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) el pasado lunes 1 de mayo.

La persona “está dentro de las instalaciones del sistema, una vez que había roto la cerca perimetral para entrar, y está saboteando los condensadores de la subestación Isidro”, dijo el ministro en declaraciones desde el Palacio de Miraflores, mientras mostró imágenes del hecho a través del estatal VTV.

Motta destacó que durante el mes de abril no hubo incidentes de este tipo y achacó esta nueva muerte a un “plan de desestabilización” de la oposición venezolana luego de que el presidente, Nicolás Maduro, convocara a un proceso Constituyente para modificar la Carta Magna el pasado lunes.

“Esto no es un robo de cables, esto no es un indigente, (es) una persona que iba con la intención de sabotear”, acotó. Según Motta, el primer atentado fue el lunes en la estación eléctrica de Macagua en el estado Bolívar (sur) pero, afirmó, el personal de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) detuvo la agresión contra las instalaciones.

Ese mismo día se registró otro ataque con bombas molotov contra las instalaciones de Corpoelec en Falcón, que, afirmó, dejó varios vehículos incendiados.

Asimismo, el ministro señaló que en horas de la noche de este martes  2 de mayo se produjo una interrupción total del servicio eléctrico en el estado insular Nueva Esparta, en el este del país, que afectó al aeropuerto, el puerto y centros de salud de la entidad.

Sin embargo, detalló que el problema fue ubicado en un cable submarino desde tierra firme y que, mientras las autoridades intentaban recuperar la energía, hubo “otro ataque” que afectó a los occidentales estados Mérida y Táchira.

“Esto estaba muy bien planificado toda vez que nosotros debemos ver que los ataques a Mérida y Táchira fueron los estados donde mayor violencia hubo”, indicó, en relación a los hechos violentos que se han presentado en esa región luego de manifestaciones opositoras en contra del Gobierno venezolano.

Con este fallecido, se eleva a once la cifra de personas que han muerto este año en actos de “sabotaje” contra instalaciones eléctricas controladas por el Estado.