Miami tendrá su propia criptomoneda, el ‘Miami…
Cuatro heridos al virarse una lancha en la que viaja…
Yunda presidió sesión por el 2 de Agosto; Guarderas …
Presidente del Parlamento libio rechaza la candidatu…
Guayaquil acelera la vacunación y reporta estabilida…
CNE inició proceso de cancelación de ocho organizaci…
Maestros y estudiantes bloquearon acceso al Puente d…
En Huaquillas piden la reapertura del comercio binac…

El autor de la matanza de Nueva Zelanda, ¿un hombre blanco corriente?

Personas portan pancartas y gritan consignas durante una protesta contra los ataques terroristas contra una mezquita en Christchurch, Nueva Zelanda, frente al edificio del Parlamento en Rabat, Marruecos. Foto: EFE

Personas portan pancartas y gritan consignas durante una protesta contra los ataques terroristas contra una mezquita en Christchurch, Nueva Zelanda, frente al edificio del Parlamento en Rabat, Marruecos. Foto: EFE

Personas portan pancartas y gritan consignas durante una protesta contra los ataques terroristas contra una mezquita en Christchurch, Nueva Zelanda, frente al edificio del Parlamento en Rabat, Marruecos. Foto: EFE

Expreparador físico en una zona rural de Australia, Brenton Tarrant se presenta como un “hombre blanco corriente” de clase obrera y parece haberse empapado de ideología neofascista en sus viajes por Europa.

Este australiano de 28 años fue inculpado el sábado tras uno de los peores crímenes perpetrados en Nueva Zelanda: la matanza de 49 fieles en dos mezquitas de Christchurch.

En su breve comparecencia ante el tribunal de esta ciudad de Isla Sur, hizo rápidamente un signo con la mano reconocido como símbolo de los supremacistas blancos.

Al parecer no estaba fichado y el servicio de inteligencia neozelandés no lo tenía en su mira.

Brenton Tarrant creció en la pequeña ciudad de Grafton, en el norte del estado australiano de Nueva Gales del Sur, donde se formó como preparador físico después del instituto. A partir de 2009, trabajó por un tiempo en un gimnasio de la ciudad.

La dueña de ese centro, Tracey Gray, lo recuerda como un empleado que trabajaba duro y que se habría ido transformando en sus viajes a Europa y Asia. Los mensajes en las redes sociales apuntan a que habría ido incluso a Pakistán o Corea del Norte.