Hombre le arrancó parte de la oreja a otro durante discusión en un avión

Imagen referencial. Las autoridades detuvieron al presunto agresor y llevaron a la víctima a un hospital. Foto: Pixabay

Imagen referencial. Las autoridades detuvieron al presunto agresor y llevaron a la víctima a un hospital. Foto: Pixabay

Imagen referencial. Las autoridades detuvieron al presunto agresor y llevaron a la víctima a un hospital. Foto: Pixabay

Un hombre, de 29 años y de origen británico, fue capturado por la Guardia Civil española después de presuntamente arrancarle un pedazo de la oreja derecha a otro pasajero de un mordisco. El hecho se dio en el interior de un avión que acababa de aterrizar en el aeropuerto de Palma, ciudad ubicada en la isla balear de Mallorca.

Según el medio ‘Mallorca Diario’, la tripulación se negó a servirle bebidas a un hombre en estado de alicoramiento, procedente de Birmingham (Inglaterra). Por esa razón, habría intentado abrir el compartimiento de licores, e incluso se habría tomado una bebida que le pertenecía a otro pasajero.

Al parecer, después de llegar a su destino, las autoridades ingresaron al avión para averiguar qué había sucedido en medio del viaje y en ese momento se presentó el altercado. El hombre aparentemente ebrio acabó por morderle la oreja al otro pasajero.

Las autoridades inmovilizaron y detuvieron al presunto agresor y llevaron a la víctima, también de origen británico, a un hospital de la ciudad de Palma.

De acuerdo con el diario ‘La Vanguardia’, el delito que se le imputaría al atacante sería lesiones personales. Los agentes de la Guardia Civil de España también fueron atendidos por lesiones leves en el aeropuerto.

Pero no es la primera vez que un hecho como estos se presenta en España en lo que va del 2020. En mayo pasado, el diario ‘ABC’ reportó que las autoridades de Valencia, ciudad portuaria española, capturaron a una joven, de 20 años, por arrancarle un pedazo de oreja a un hombre, de 25 años, con el que estaba discutiendo.

Los policías aseguraron que, al parecer, la pelea se produjo porque los involucrados eran compañeros de apartamento, el joven quiso entrar a su lugar de residencia y la joven no se lo permitió.

Esa situación generó una discusión y la situación se salió de las manos cuando el conflicto terminó en mordiscos.

La agresora contó su versión de los hechos ante la justicia y, finalmente, fue puesta en libertad tras ser advertida de la obligación de comparecer ante las autoridades judiciales cuando sea requerida.

Suplementos digitales