Transportistas realizan protesta en el ingreso sur de Tulcán
Heridos y fallecidos fueron desvalijados luego de la…
Guarderas defiende el retiro de ventas ambulantes en…
ANT y Contraloría detectan irregularidades en emisió…
Líderes indígenas presentan acción de inconstitucion…
Gobierno iniciará control de precios de arroz, leche…
Viajeros caminan largos trayectos para llegar a sus …
Los talibanes prometen reabrir las escuelas femenina…

FBI captura en EE.UU. al experto que detuvo la extensión del virus WannaCry

El FBI capturó este miércoles 3 de agosto de 2017 a un experto en ciberseguridad que en mayo encontró la manera de detener la expansión del virus WannaCry que afectó a importantes servicios públicos y empresas en toda Europa.

Según informó hoy la web Motherboard, el británico Marcus Hutchins, de 23 años, fue detenido tras participar en las conferencias de hackers (piratas informáticos) Defcon y Black Hat en Las Vegas (Nevada) por supuestamente haber compartido en la red un virus troyano.

Motherboard, que cita como fuente a un amigo personal del detenido, Hutchins fue transferido a una prisión de Nevada, pero fue posteriormente enviado a otro centro penitenciario y sus allegados no han conseguido contactar con él o conocer detalles de su paradero.

Un portavoz del Departamento de Justicia detalló a la CNN que la detención de Hutchins, también conocido como MalwareTech, se debe a su “rol en la creación y distribución del troyano bancario Kronos“.

Hutchins habría creado y distribuido online el virus, cuyo fin es para abrir una puerta de acceso difícil de detectar para permitir infiltraciones o robos de datos.

El experto en ciberseguridad británico saltó a la fama en mayo al descubrir que el ransomware WannaCry podía ser desactivado registrando una dirección web a la que el virus se intentaba conectar para determinar si debía continuar con el ataque o operar en modo de pruebas.

Ese sencillo truco permitió detener la extensión del virus, que bloqueaba equipos informáticos y exigía el pago de un rescate de USD 300, y que afectó a más de 150 países, entre ellos grandes empresas españolas o el Servicio de Salud británico.

Suplementos digitales