Baja exportación de hortalizas frenó el crecimiento …
La atención al adulto mayor implica un alto costo
1 de cada 10 habitantes de calle en Quito adolece de…
Los fuertes oleajes causaron 30 emergencias en Ecuador
Inversión pública de Ecuador en enero de 2023 fue la…
Resultados de elecciones 2023, ¿cuándo se conocerán?
Acoso sexual en redes acecha a los jóvenes en Ecuador
Fuertes incendios en Chile provocan al menos 12 muertos

FBI captura en EE.UU. al experto que detuvo la extensión del virus WannaCry

El FBI capturó este miércoles 3 de agosto de 2017 a un experto en ciberseguridad que en mayo encontró la manera de detener la expansión del virus WannaCry que afectó a importantes servicios públicos y empresas en toda Europa.

Según informó hoy la web Motherboard, el británico Marcus Hutchins, de 23 años, fue detenido tras participar en las conferencias de hackers (piratas informáticos) Defcon y Black Hat en Las Vegas (Nevada) por supuestamente haber compartido en la red un virus troyano.

Motherboard, que cita como fuente a un amigo personal del detenido, Hutchins fue transferido a una prisión de Nevada, pero fue posteriormente enviado a otro centro penitenciario y sus allegados no han conseguido contactar con él o conocer detalles de su paradero.

Un portavoz del Departamento de Justicia detalló a la CNN que la detención de Hutchins, también conocido como MalwareTech, se debe a su "rol en la creación y distribución del troyano bancario Kronos".

Hutchins habría creado y distribuido online el virus, cuyo fin es para abrir una puerta de acceso difícil de detectar para permitir infiltraciones o robos de datos.

El experto en ciberseguridad británico saltó a la fama en mayo al descubrir que el ransomware WannaCry podía ser desactivado registrando una dirección web a la que el virus se intentaba conectar para determinar si debía continuar con el ataque o operar en modo de pruebas.

Ese sencillo truco permitió detener la extensión del virus, que bloqueaba equipos informáticos y exigía el pago de un rescate de USD 300, y que afectó a más de 150 países, entre ellos grandes empresas españolas o el Servicio de Salud británico.