Niños de 5 años recibirán dosis contra el covid un m…
Ecuador participará en el Séptimo Foro Mundial de In…
Jornada reducida indefinida se mantiene en reforma l…
Su gusto por la comida llenó las redes de recomendac…
Yaku Pérez se sumará a las movilizaciones del 26 de octubre
Niño falleció por bala perdida en medio de asalto a …
Conaie y sindicatos convocan a movilización para el …
En Carchi vía Panamericana cerrada por protestas

Cinco condenados injustamente por violación presentan demanda por USD 40 millones

Cinco hombres negros e hispanos que fueron condenados injustamente por la brutal violación e intento de asesinato en 1989 de una inversora blanca en Central Park acordaron demandar a la ciudad de Nueva York por 40 millones de dólares, informó el viernes, 20 de junio, The New York Times.

Si es aprobado por el interventor de la ciudad y un juzgado, cada uno de los hombres -que pasaron entre seis y 13 años en la cárcel hasta que un violador serial confesó el crimen – recibirá cerca de un millón de dólares por cada año de prisión, según el periódico.

Funcionarios de la ciudad de Nueva York dijeron a la AFP que no podían hacer comentarios debido al litigio en curso.

Trisha Meili, de 28 años, salió a correr en una calurosa noche de abril de 1989 por Central Park, donde le tendieron una emboscada en un camino oscuro y la llevaron a rastras a un barranco. Allí la golpearon, abusaron de ella sexualmente y la dejaron por muerta. Gradualmente se recuperó, pero sin memoria del ataque.

En horas, los investigadores detuvieron a un grupo de adolescentes provenientes de Harlem al hacer un barrido de la zona y los interrogaron largamente, incluso sin la presencia de un abogado o familiar. A pesar de los grandes vacíos en el caso y la falta de pruebas de ADN, todos fueron enviados a prisión.

El caso tuvo mucho impacto en un momento en que las relaciones entre negros y blancos pasaban momentos de tensión, una epidemia de crack devastaba las comunidades pobres, imperaba el crimen violento y se ensanchaba el abismo entre ricos y pobres.

Suplementos digitales