Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 1 de agosto del 2021
Lasso sumó perfiles con experiencia política para la…
El ISD para el sector aéreo se puede eliminar vía decreto
Los nombres de 15 patriotas están en el ‘libro de muertos’
Testimonio de Martín Mora: ‘Una alta capacidad es ad…
Tres años de angustia y sin pistas de Verónica y Kiara
Jefferson Pérez: ‘Carapaz nos está haciendo un llama…
Otro preso muerto y cinco heridos deja nuevo alterca…

Casas bajo viaducto desplomado en Italia no volverán a ser habitables

Así luce el derrumbe del puente de la autopista en Génova, Italia. Foto: EFE

Así luce el derrumbe del puente de la autopista en Génova, Italia. Foto: EFE

El puente de la autopista en Génova se desplomó el martes 14 de agosto del 2018. Foto: EFE

El presidente de la región italiana de Liguria, Giovanni Toti, anunció que antes de final de año se darán casas a las 311 familias que han tenido que ser desalojadas tras el derrumbe de un puente en Génova, ya que los edificios bajo el viaducto no volverán a ser habitables.

Las 632 personas que fueron desalojadas, en total 311 núcleos familiares, no volverán a habitarlas después de que el pasado martes, 14 de agosto del 2018,se derrumbase una parte del viaducto que durante años ha pasado por encima de sus viviendas y que ha causado al menos 38 muertos y se busca aún una decena de desaparecidos.

La calle Fillak, en el barrio de Sampierdarena, no volverá a existir porque sus casas serán demolidas, como también anunció el ministro del Interior, Matteo Salvini.

Por el momento, Totti anunció que se han ya encontrado 30 casas disponibles para los desalojados, mientras que otro centenar llegará más tarde y se espera reubicar a todos las personas antes de final de año.

Algunos de los habitantes de los barrios afectados – en total son once edificios – han pedido a los bomberos que acudan a sus casas para rescatar a los animales domésticos o a recoger algunas medicinas de urgencia.

Muchos esperan la posibilidad de que los bomberos accedan a sus casas al borde de la llamada zona roja de Génova que ha sido completamente acordonada.

Por el momento, nadie podrá volver a entrar en sus casas mientras el resto del puente se encuentre sobre los edificios y no se compruebe el estado, aseguran los medios italianos.

Los desalojados han encontrado acomodo en casas de amigos y familiares y otros han podido pasar la noche en un centro deportivo de la zona, donde se han instalado decenas de camas y se ha proporcionado comida y agua.

Los vecinos de este barrio aseguran que el derrumbe del puente fue “como un terremoto” y que salieron despavoridos de sus casas.