Ataques rusos ya generan problemas energéticos a los vecinos de Ucrania

Una voluntaria ausculta prendas de vestir en una bodega que contiene donaciones enviadas a Ucrania para socorrer a la población durante el invierno. Foto: EFE.




Moldavia sufrió cortes masivos de electricidad, tras la última ola de ataques de misiles rusos ocurrida este miércoles 24 de noviembre de 2022 contra el sistema energético ucraniano, vinculado con las redes moldavas.

“Tras el bombardeo de Rusia al sistema energético ucraniano en las últimas horas, tenemos cortes de energía masivos en todo el país”, informó en su canal de Telegram el viceprimer ministro moldavo y ministro de Infraestructura, Andrei Spinu, quien señaló que esta situación repite lo sucedido el pasado 15 de noviembre.

Según Spinu, la empresa eléctrica moldava, Moldelectrica, “está trabajando para restablecer la conexión a la electricidad”.

Transporte eléctrico

El transporte eléctrico de la capital moldava se detuvo a consecuencia de los cortes, según informó la compañía RTEC, citada por el portal moldavo Unimedia.

“Hubo un fallo del suministrador de energía eléctrica. Todas las rutas de trolebús se detuvieron”, indicó la compañía.

Entre tanto, el Gobierno de Suiza presentó un plan de contingencia ante posibles penurias energéticas, que contempla límites máximos de temperatura para la calefacción, restricciones en el alumbrado público, reducción de horarios de establecimientos e incluso cortes de suministro en casos de especial escasez.

El plan se ha elaborado ante los problemas que ha causado la guerra en Ucrania en el mercado energético, pero también por la ausencia por ahora de un acuerdo eléctrico entre Suiza y la Unión Europea, que en 2021 dieron por rotas las negociaciones de un acuerdo marco y, actualmente, debaten este y otros pactos sectoriales.

Efecto directo

Asimismo, millón y medio de personas quedaron sin electricidad en la ciudad ucraniana de Leópolis, que quedó sin luz completamente. Esto, tras la última oleada de ataques de misiles rusos, informó el responsable de la administración militar, Maksym Kozytskyi.

Los ataques alcanzaron dos subes­taciones eléctricas en la región y el responsable militar agregó que tres distritos no tenían electricidad y que los equipos de reparación comenzaron a trabajar para recuperar el suministro.

Kozytskyi afirmó que si no es posible reanudar el suministro “rápidamente” se abrirán “estaciones de calefacción” en las áreas afectadas. Allí, la población podrá calentarse, comer y beber algo caliente, además de estar en contacto
con sus familiares
.

La creación de unos 4 000 de esos puntos especiales de suministro de calefacción y alimentos fue anunciada por el presidente ucraniano, Vo­lodímir Zelenski.

Perspectivas complicadas

En las actuales condiciones bélicas, con Rusia centrando sus ataques con misiles y drones en contra de infraestructura importante, el Gobierno de Ucrania avizora un duro invierno para el país.

De hecho, los apagones generalizados podrían durar hasta marzo, según alertó uno de los responsables de energía ucranianios.

La compañía eléctrica privada DTEK Yasno ha recibido instrucciones del operador de la red estatal de reanudar los cortes de emergencia en sus zonas de actividad, como la capital, Kiev, y la región oriental de Dnipropetrovsk, según dijo el 21 de noviembre de 2022 por la noche el director general de la firma, Sergey Kovalenko, en una publicación en Facebook.

“Aunque ahora hay menos apagones, quiero que todo el mundo lo entienda: lo más probable es que los ucranianos tengan que vivir con apagones al menos hasta finales de marzo”, advirtió Kovalenko.

Los misiles rusos han dañado más del 50% de las instalaciones energéticas del país, indicó hace unos días el presidente Zelenskyy, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que millones de personas enfrentan un invierno que podría poner sus vidas en peligro debido a las acostumbradas bajas temperaturas.


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News


Suplementos digitales