El combate de Jambelí dejó una huella en los familia…
Dispositivo de conducción ósea ayuda a oír a pequeño…
Los altibajos de 25 alcaldes trazaron el rumbo de Quito
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 25 de julio del 2021
Vicepresidente Alfredo Borrero: ‘Con vacunas u…
Argumentos enfrentados sobre el proyecto inmobiliari…
Guayaquil celebra 486 años de Fundación con actos cí…
Muere el asesino serial Rodney Alcalá, sospechoso de…

Ocho muertos en un albergue para gente sin hogar provoca alarma en Escocia

Cuatro mujeres y cuatro hombres murieron entre el 25 de abril y el 28 de agosto en el hotel Alexander Thomson de Glasgow.

Cuatro mujeres y cuatro hombres murieron entre el 25 de abril y el 28 de agosto en el hotel Alexander Thomson de Glasgow.

Cuatro mujeres y cuatro hombres murieron entre el 25 de abril y el 28 de agosto en el hotel Alexander Thomson de Glasgow. Foto: Captura Google Maps

Ocho personas sin hogar murieron en cuatro meses en un albergue en la ciudad escocesa de Glasgow durante el confinamiento decretado para luchar contra el coronavirus, informó la policía.

Cuatro mujeres y cuatro hombres murieron entre el 25 de abril y el 28 de agosto en el hotel Alexander Thomson de Glasgow.

Siete de esas muertes son consideradas “inexplicables”, tras haber llevado a cabo las correspondientes autopsias. La última muerte, la de una mujer de 48 años, es considerada como “no sospechosa”, indicó la misma fuente.

Según el inspector en jefe Craig Walker, de la policía de Glasgow, la acogida en esa residencia temporal había sido organizada por las autoridades locales.

“Sabemos que muchos de ellos tienen necesidades complejas, y trabajamos con la ciudad de Glasgow, así como organizaciones, para detectarlos, para que dispongan de la ayuda más apropiada”, añadió.

Alison Watson, directora de la asociación Shelter Scotland, que ayuda a los sin techo, se manifestó “extremadamente preocupada”.

“Dejar a gente atrapada en habitaciones de hotel durante meses tiene graves consecuencias sobre su bienestar”, añadió.

La policía abatió en junio a un hombre que estaba ingresado en un hotel del centro de la ciudad para demandantes de asilo, después de que apuñalara a seis personas, entre ellas un agente.

Ese suceso provocó quejas de las asociaciones, que se manifestaron inquietas ante las condiciones de esos albergues.