La pandemia aumentó vulnerabilidad de los niños en Ecuador
Geofísico registra enjambre de sismos frente a Manab…
Concejales opuestos a Yunda analizarán asistencia a …
‘Espero que recupere el conocimiento’, d…
La aplicación de segundas dosis contra covid-19 se d…
Dolor en el funeral del policía asesinado en el sur de Quito
Perú usará un moderno sistema de monitoreo para cons…
Muertes por covid-19 disminuyen en Guayaquil, pero s…

Una misión de técnicos llega mañana al Ecuador

Redacción Negocios 

El país prevé contratar la compra, en los próximos días, de un total de 68 motores de generación termoeléctrica coreanos, provenientes de Cuba. El fin es generar cerca de 150 megavatios/hora al día, desde marzo de 2010.

De concretarse, eso ayudará a paliar el déficit  de cerca de 360 megavatios/hora, que diariamente soporta el país por la falta de lluvias en Paute.
Según el subsecretario de Política y Planificación del Ministerio de Electricidad, Pablo Cisneros, estos motores serán adquiridos directamente, sin un proceso de licitación. La razón es la
urgencia del país por suplir la energía que se dejó de recibir de Colombia.

En este escenario, una delegación cubana llegará mañana  al país, para iniciar las negociaciones del costo de la venta de las unidades generadoras. El Gobierno prevé firmar el contrato de la adquisición la próxima semana.

Para esto, se tiene un presupuesto cercano a USD 180 millones. Cisneros aseguró que la negociación de los generadores con Cuba no fue improvisada, ya que se tenían determinados los estudios de dónde serían colocados, desde hace seis meses.

Hace un año, se había obtenido el presupuesto para su adquisición. También informó que la Senplades dio  el visto bueno de los términos de referencia para la compra de los equipos.

Las plantas funcionarán con fuel oil y residuos que produce la refinería de Esmeraldas.

Hasta el 15 de noviembre está previsto que lleguen los dos primeros generadores de Cuba. Cada uno aportaría con 20 megavatios. El Ministerio tiene previsto ubicarlos en Manabí y en la Amazonia. Con eso se cumpliría la primera fase del plan.