2 de septiembre de 2020 00:05

Militares identifican a grupo disidente que entra a Sucumbíos

Militares hallaron tres campamentos ilegales en el sector conocido como La Concepción, en la frontera con Colombia. Foto: Cortesìa Fuerzas Armadas

Militares hallaron tres campamentos ilegales en el sector conocido como La Concepción, en la frontera con Colombia. Foto: Cortesìa Fuerzas Armadas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 7
Diego Puente
Redactor (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Se hacen llamar Comandos de la Frontera y se identifican con las iniciales CDF. Esas tres letras están impresas en adhesivos, panfletos, víveres y armamento hallados en Sucumbíos, zona fronteriza con Colombia.

Los primeros rastros aparecieron el mes pasado en Puerto El Carmen, el pueblo más cercano al vecino país. Por eso, los soldados ecuatorianos intensificaron los operativos.

Entre el jueves 27 y el domingo 30 de agosto del 2020, 140 militares ejecutaron la operación Coraza y en diferentes áreas selváticas desmantelaron tres campamentos improvisados que aparentemente fueron levantados por grupos armados de Colombia.

Según los reportes oficiales, allí había miles de municiones, alimentadoras, mochilas de combate, un fusil.

Los uniformados reforzaron su presencia con personal de las unidades de la Brigada N-19 Napo. Las zonas intervenidas se encuentran militarizadas.
En agosto se ejecutaron tres decomisos de material bélico.

En una de estas tareas se decomisaron 1 200 galones de combustible, que en Colombia se usa para elaborar la cocaína. El hallazgo se produjo en General Farfán, una pequeña parroquia de Lago Agrio.

Jefes de FF.AA. saben que el CDF está conformado por disidentes de la guerrilla de las FARC, que tratan de reagruparse tras el proceso de paz.

Tras conocer los últimos hechos, el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, también confirmó que el material bélico hallado era propiedad de “elementos disidentes que pertenecen a Colombia”. Una de las hipótesis es que cruzan la frontera en búsqueda “de refugio”.

Oficiales del Ejército dicen que el nombre del grupo resulta nuevo. La primera vez que se habló con fuerza de disidentes de las FARC en Ecuador fue en el 2018, pero en Esmeraldas.

Las vías ilegales abiertas en poblados de esa provincia quedaron cerradas por la fuerza pública. Para entonces, agentes ya advertían que las mafias buscaban rutas por Sucumbíos, para traficar drogas y armas.

Hoy, los servicios de Inteligencia militar que están en esta jurisdicción analizan cómo operan los armados, cuál es su objetivo, qué zonas patrullan, quién los abastece, cómo y por qué ingresan a territorio ecuatoriano y, sobre todo, cómo reclutan a nuevos integrantes.

“Las operaciones se ejecutan y se intensifican con base en la información de Inteligencia”, señala el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, general Luis Lara.

También se analizan las vías para el abastecimiento. A los soldados les llama la atención que adhesivos con insignias del CDF estaban colocados en fundas de harina de maíz que se utilizan para preparar arepas.

En los campamentos intervenidos además se encontraron 25 mosquiteros, 28 hamacas tácticas, 38 ponchos de agua, 33 jarros de campaña, cuatro motorolas, 18 tanques de gas.

También había linternas y dos barriles llenos de gasolina. Ahora, los soldados incluso quieren saber el uso que le daban a una embarcación hallada.

En los operativos, el personal encontró un tacho lleno de panfletos, entre los que sobresalía el mapa del departamento colombiano de Putumayo.

La imagen estaba atravesada por la foto de un fusil. En la parte inferior constaba: “Defendemos nuestro territorio”.

Adicionalmente, Fuerzas Armadas encontraron cargas explosivas conocidas como ‘quiebrapatas’.

En Colombia, las disidencias provocaron ataques. El lunes mataron a cuatro militares que operaban en la zona rural del Municipio de Sardinata.

En la última semana, las fuerzas del orden de esa nación incautaron a esos grupos cinco laboratorios de droga instalados en la zona selvática, un cristalizadero y media tonelada de cocaína, que era distribuida por rutas ilegales abiertas por las fronteras.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)