7 de octubre de 2019 00:00

Indígenas mantienen el bloqueo en vías y anuncian que vienen a Quito

Los indígenas de Saraguro, Cañar y Molleturo redoblaron su presencia. Se improvisaron cocinas, para preparar alimentos y sobrellevar guardias. Foto: Cortesía

Los indígenas de Saraguro, Cañar y Molleturo redoblaron su presencia. Se improvisaron cocinas, para preparar alimentos y sobrellevar guardias. Foto: Cortesía

valore
Descrición
Indignado 155
Triste 5
Indiferente 9
Sorprendido 1
Contento 114
Redacción El Comercio

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Comunidades indígenas protagonizaron ayer 6 de octubre del 2019 un nuevo día de cierres viales en la Sierra de Ecuador, en una jornada en que se registró la primera víctima mortal de las protestas contra las medidas económicas del gobierno de Lenín Moreno.

En el kilómetro 58 de la vía Cuenca-Molleturo-Naranjal, en Azuay, un manifestante murió. Según testigos, Raúl Chilpe fue atropellado por el conductor de un vehículo negro, tipo todoterreno, que no pudo avanzar hacia Guayaquil. El hombre dio la vuelta, aceleró en dirección a Cuenca y a 200 metros embistió al joven que conversaba con amigos. Chilpe quedó herido.

Edison Moscoso, director de la Comisión de Tránsito del Ecuador, dijo que una ambulancia fue despachada para atender la emergencia, pero manifestantes impidieron su paso. Una paramédico debió caminar un largo tramo para llegar al sitio donde confirmó que el joven había fallecido.

La muerte se produce en el tercer día de movilización de comuneros. En Ambato, dirigentes del Movimiento Indígena de Tungurahua (MIT), en sesión permanente, anunciaron ayer que se desplazarán a Quito y que habría cierres desde la madrugada de este lunes. Segundo Poalasi, del MIT, dijo que líderes de Salasaka, Chibuleo, Tomabela y Quisapincha tomarán “puntos claves”.

En Chimborazo, también en la Sierra Centro con alta población indígena, se cumplió el segundo día de retención de 50 uniformados en Nizag: tres policías, 38 militares y nueve oficiales del Ejército, entre ellos Fernando Torres, comandante de la Zona 6 de la Policía.

A través de videoconferencia, Luisa Loza, gobernadora de Chimborazo, y Alexandra Ocles, directora de Gestión de Riesgos, intentaban negociar la liberación de los retenidos. La comunidad expuso necesidades de riego, vialidad, etc.

“Ellos están acompañando a la comunidad. No han sido tratados violentamente”, dijo Carlos Tagua, presidente de la Confederación del Movimiento Indígena de Chimborazo, al negar maltratos.

La protesta -anunció- se radicalizará y escalará hasta el miércoles 9. “Ese día será el gran levantamiento indígena”, acotó Carlos Susuzagñay, presidente de la Ecuarunari.

Los indígenas bloquearon por segundo día las rutas que conectan a Riobamba con Colta, Guamote, Alausí, Cuenca, Guayaquil y Macas. Militantes del movimiento indígena colocaron troncos de árboles, piedras, llantas encendidas.

En Salcedo, las bases del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC) mantuvieron el cierre vial por tercer día consecutivo. Ayer, indígenas de las comunidades del occidente y del oriente de Salcedo se reunieron en la Casa Campesina y eso originó tensión entre los pobladores y los comerciantes del mercado.

Los negocios cerraron. “Nos dijeron que nos pueden quitar los productos, como sucedió en Latacunga”, dijo Andrea, vendedora. Trascendió que en la cita del MICC se ratificó la intención del movimiento indígena de avanzar a Quito.

Las protestas en el espacio público incluyeron, al igual que la víspera, el bloqueo de vías en Panzaleo, con comuneros de Cusubamba, Mulalillo, Sacha. También fue cerrada la Panamericana a la altura de Lasso y de Piedra Colorada, para bloquear la conexión entre Quito y la Sierra Centro.
En La Victoria (Pujilí), campesinos incluso pedían dinero para permitir la circulación de automotores.

En medio del paro indígena, un grupo de transportistas irrumpió en el centro Salcedo para ponchar llantas de autos y colocar clavos en las vías.

En el Austro, cuatro vías seguían bloqueadas. Loja estaba incomunicada con Azuay, El Oro, Guayas y la Sierra Centro. Desde la noche del jueves se mantienen barricadas en Cañar, y en El Tambo y Suscal, en la vía Cuenca-Zhud-Cochancay, por parte de la Unión de Comunas Indígenas.

En Imbabura, las vías principales siguieron bloqueadas; hubo obstáculos en la Panamericana. Hasta las 14:00, los puntos críticos estaban en Otavalo, Peguche, Cotacachi, San Antonio de Ibarra y El Olivo.

Según el ECU-911, hasta el cierre de la edición seguían inhabilitadas las rutas Ibarra-Otavalo-Cajas. Eso obligó a viajeros a avanzar caminando. En Otavalo, manifestantes rompieron dos fotorradares de velocidad en la Panamericana. En Carchi, las vías seguían despejadas; la movilidad era normal a Colombia e Imbabura.

En Pichincha estuvo cerrada la vía Guayllabamba-Cayambe.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (39)
No (35)