Un bus rodó sin control y cayó a una cuneta en Manabí
Natalia Ojeda y su hija Sabina fueron localizadas con vida
Lluvia y neblina en Quito dificultan la visibilidad …
Desaceleración en las exportaciones ecuatorianas par…
María Josefa Coronel renuncia a la Judicatura del Gu…
Empresas de telecomunicaciones denunciaron actos de …
Protestas sociales y bloqueos de carreteras afectan …
Estos barrios de Quito no tendrán agua el 27 de ener…

Falta de cobertura médica llevó a 17 000 muertes de niños en EE.UU., según informe

Washington, AFP

La falta de cobertura médica adecuada pudo haber contribuido a la muerte de unos 17 000 niños en Estados Unidos a lo largo de las dos últimas décadas, según un estudio del Centro Infantil Johns Hopkins.

El informe, que será publicado el viernes en el Journal of Public Health, fue compilado de más de 23 000 millones de fichas médicas de 37 estados entre 1988 y 2005. Según sus conclusiones, los niños sin seguro tienen muchas más probabilidades de sucumbir a sus enfermedades que quienes sí lo tienen.

"Si eres un niño sin seguro, si estás gravemente enfermo y terminas en el hospital, tienes un 60% más de posibilidades de morir que un niño enfermo en el pueblo de al lado que tiene seguro", dijo Fizan Abdullah, director del estudio y cirujano pediátrico en el Hopkins.

Con cerca de siete millones de niños en Estados Unidos que en la actualidad carecen de cobertura médica, el problema debe ser atendido de inmediato, señala el informe.

"En un país tan rico como el nuestro, la necesidad de brindar una cobertura médica a los millones de niños que no la tienen no es un imperativo económico, sino moral", dijo Peter Pronovost, director de atención médica crítica en el Johns Hopkins.

El estudio sale en momentos en que Estados Unidos está envuelto en un feroz debate sobre el aumento del acceso al seguro médico a quienes aún no lo tienen.

El presidente Barack Obama quiere que el Congreso apruebe una reforma antes de fin de año para cumplir una promesa clave de campaña de brindar seguro médico a unos 47 millones de estadounidenses, el 15% de la población, que hasta el momento no cuentan con ninguna cobertura médica.