6 de enero de 2019 00:00

Exportación de camarón alcanza récord

La industria del camarón lidera las exportaciones no petroleras del Ecuador en el período de enero a octubre. Foto: archivo / EL COMERCIO

La industria del camarón lidera las exportaciones no petroleras del Ecuador en el período de enero a octubre. Foto: archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 15
Redacción Guayaquil
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El sector exportador de camarón terminó el 2018 con la reapertura del mercado de Brasil.

Las ventas hacia ese destino se iniciarán este año y permitirá colocar el alto volumen de producción que tiene el país, que en los últimos cuatro años ha crecido un 55%.

José Antonio Camposano, presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA), calcula que el 2018 cerraría con más de 1 200 millones de libras vendidas, lo que marcaría un récord para la industria y significarán USD 3 200 millones.

Entre enero y noviembre pasado se exportaron 1 018 millones de libras, un incremento de 20%, frente al mismo período del 2017 y que equivalen a USD 2 933,8 millones, según las cifras de la CNA. “Con este crecimiento de volumen necesitamos de todos los mercados posibles”. Eso dice Camposano cuando analiza la estrategia comercial para el 2019.

Entre diciembre del 2017 y junio del 2018 se vendieron USD 1,5 millones a Brasil, según Pro Ecuador. En esa época el mercado se abrió luego de una batalla judicial de seis meses que permitió superar una barrera sanitaria de 18 años.

El sector tiene otros retos para este año. Reabrir las ventas a México y a Corea del Sur, ambos con barreras sanitarias. Según Pro Ecuador, a través de su oficina en Seúl se trabaja para “minimizar los impactos de este certificado”. En el 2017 ese país fue el quinto mayor destino y venía creciendo a un ritmo del 15 % al 20 % anual.

De México, en cambio, se espera una decisión. A finales del 2018 una delegación técnica realizó inspecciones a toda la industria, establecimientos y entes de control. Camposano conoce que en la visita se cumplieron con las expectativas de las autoridades mexicanas y espera la apertura de ese mercado tras tres años de bloqueo.

De enero a octubre del 2018, el camarón nacional ingresó a 56 países diferentes. Los países asiáticos se mantienen como principal destino de las exportaciones del crustáceo, con el 62% de participación del mercado (ver gráfico).

En el 2018 el sector pudo sortear un escenario de precios bajos en el mercado internacional. Entre enero y noviembre pasado el precio promedio de la libra del camarón fue de USD 2,88; eso significó una reducción de 17 centavos, en relación con el 2017 que fue de 3,05. El pico se alcanzó en marzo pasado cuando llegó a USD 3 ; en noviembre cayó a 2,75.

La apuesta por más mercados también es para compensar la caída de precios y la poca expectativa de recuperación para el 2019.

Una respuesta está en la sobreoferta del crustáceo a escala mundial, siendo India el principal competidor.

En el país, el camarón se ubicó como el principal producto de exportación no petrolero hasta octubre del 2018 frente a igual período del 2017, según el Banco Central del Ecuador (BCE). Las ventas fueron de USD 2 726 millones, por encima del banano que alcanzó USD 2 521 millones.

Si la tendencia se mantiene repetiría lo del 2017, cuando superó a la fruta como líder de exportaciones no petroleras tras 40 años de dominio.

Desde el sector productivo se ha trabajado el camarón con mayor eficiencia.

Segundo Calderón, presidente de la Cámara de Productores de El Oro, habla de un cambio de estrategia debido al alto precio de los insumos y rendimiento de larvas. “Nuestros costos no nos dan para seguir produciendo con una alta densidad”, menciona sobre la siembra que hacen en las piscinas.

Además, el anuncio de un posible aumento en el diésel a partir del 15 de enero le preocupa. “Tenemos que ver cómo vamos a sobrevivir. El camaronero mediano pasará a ser pequeño y el pequeño tendrá que desaparecer”.

Álex El Ghoul, director de la Cámara de Acuacultura en Santa Elena, considera que el camaronero logra rentabilidad con una mejor talla de su producto. “Si se sacaba camarón de 18 y 20 gramos, ahora hay gente que saca de 26, 28 y hasta 30. Ese incremento de tamaño hace que la densidad -en las piscinas- baje”, explica.

Sin embargo, esa estrategia ha provocado que la producción de larvas disminuya entre un 30% y 40%. En el 2017 el millar de larvas llegó a venderse hasta en USD 3, mientras que en el 2018 los precios se redujeron entre USD 1,50 y 2,50.

Ese impacto, según el dirigente de laboratorios, está relacionado con el precio de venta del camarón internacionalmente”. El Ghoul cree que el éxito de los productores será conseguir larvas de mejor calidad, porque el mercado demandará eso.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (18)
No (0)