Reunión con el FMI, para ajustar metas y definir desembolsos
El 50% de proyectos de ley tiene impacto en el presupuesto
Más cajeros son atacados; se rastrea a bandas extranjeras
Aumentan los casos de variante Delta en Cuenca y en Azogues
Roque Sevilla: ‘Habrá un crecimiento en el turismo p…
El conflicto legal por la Alcaldía de Quito tiene ci…
El coronavirus limitó el acceso a la salud sexual y …
Hernán Orbea: ‘Hay el pretexto de no entender los esfuerzos’

Evo Morales condena golde de Estado en Honduras

La Paz, Reuters

El mandatario boliviano, Evo Morales, expresó el domingo su respaldo a su par hondureño Manuel Zelaya, e instó a otros países a condenar el “golpe de estado militar” en el país centroamericano.

Soldados de Honduras detuvieron el domingo a Zelaya, al desatarse una crisis política por sus intentos de promover una reelección, dijeron funcionarios del Gobierno.

“Hago un llamado a los organismos internacionales, a los movimientos sociales de Latinoamérica y del mundo, hago un llamado a presidentes y Gobiernos democráticos a condenar, a repudiar este golpe de estado militar en Honduras”, dijo Morales en una conferencia de prensa en La Paz.

Las tropas detuvieron a Zelaya de la casa presidencial en Tegucigalpa el domingo temprano, dijo a Reuters el secretario privado de la presidencia Eduardo Reina.

Los militares con equipamiento de combate rodeaban el domingo la residencia del mandatario, mientras dos aviones de guerra cruzaban los cielos de la capital Tegucigalpa, según testigos de Reuters. “Ya no estamos en tiempo de dictadura.

Lo que está pasando en Honduras es una aventura de un grupo de militares que atenta contra la democracia y contra el pueblo y por eso este llamado a condenar y condeno ese acto golpista con un secuestro del presidente Zelaya,” dijo.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, aseguró el domingo que junto a sus aliados en Cuba, Bolivia y Nicaragua abortarán el “golpe troglodita” en Honduras “desde dentro y desde fuera”.

Zelaya había aceptado la semana pasada la renuncia del ministro de Defensa y despidió al jefe del Estado Mayor porque se negó a ayudarle a organizar una consulta popular sobre la posibilidad de reformar la constitución para poder reelegirse.

La consulta fue declarada ilegal por la justicia y había despertado rechazo incluso de partidarios del mismo Zelaya. La Corte Suprema ordenó restituir al jefe del Estado Mayor en su cargo.