Rosas rojas y punk, en el adiós militar más emotivo …
Corea del Sur limita reuniones sociales a seis personas
Vacunarse es una responsabilidad colectiva
Festival de Orquestas en la agenda de Fiestas para e…
¡Que viva el Quito de antaño en La Ronda!
María Elena García: ‘La inclusión beneficia a toda l…
12 días al año bajará el IVA del 12% al 8% en el sec…
Las exportaciones de arroz nacional cayeron 95% este 2021

La transportación azuaya también se unió al paro nacional

En la terminal terrestres de Cuenca decenas de personas esperaban para movilizarse a otras ciudades del país. Foto: Lineida Castillo / EL COMERCIO

En la terminal terrestres de Cuenca decenas de personas esperaban para movilizarse a otras ciudades del país. Foto: Lineida Castillo / EL COMERCIO

En la terminal terrestres de Cuenca decenas de personas esperaban para movilizarse a otras ciudades del país. Foto: Lineida Castillo / EL COMERCIO

En Cuenca, la capital azuaya, no hay servicio de transporte público intercantonal e interprovincial desde las 05:00 de este martes 27 de febrero del 2018. Decenas de personas aguardaban -en las paradas estratégicas de la ciudad- por un bus para llegar a sus lugares de trabajos.

Este sector de la transportación también plegó al paro nacional convocado por la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Público de Pasajeros (Fenacotip). Los andenes de salida de buses de la terminal terrestre lucen vacías.

Las oficinas de boleterías también permanecieron cerradas con el rótulo: “Lamentamos no poder atender el día de hoy. Lo haremos a partir de las 18:00 en adelante”. Allí, decenas de pasajeros -que desconocían de la medida de hecho– también esperan para desplazarse a otras ciudades.

Los pasajeros del Azuay esperan por un pasaje para movilizar a otras provincias. Foto: Lineida Castillo / EL COMERCIO

Uno de ellos fue Manuel Sarango, artista del grupo de música andina Ñukanchik Taki. A las 06:00 arribó a la terminal procedente de Otavalo y tenía urgencia de llegar a Loja para una presentación, a las 18:00, en la Casa de la Cultura.

Es lamentable e irresponsable que nos dejen sin el servicio de transporte”, dijo mientras buscaba a otra persona que viajara a Loja para contratar una carrera de taxi y abaratar costos. “Me piden USD 100 y es bastante dinero. No puedo cubrir solo ese valor”, dijo.

Mientras tanto, las empresas de transporte intercantonales e interprovinciales buscaron otros espacios de la ciudad para estacionar sus unidades como la avenida de Las Américas, sector del Hospital del Río, y Narancay, en la salida de la ciudad.

Suplementos digitales