Nuevo impulso a relación Ecuador-Israel con lanzamie…
Un fallecido y siete heridos por siniestro de tránsi…
Policía decomisó 25 kilos de marihuana en Pelileo, T…
Elecciones en Honduras se realizaron con normalidad
Quito se festeja con vóley en La Vicentina
Bandera de la diversidad, en exterior de la Basílica…
Venezuela se solidariza con Perú tras terremoto
Siniestro de tránsito en la vía a Pallatanga dejó un…

El sector agropecuario se recupera en Carchi

En el Centro Agrícola de Tulcán está instalada una de la 45 plantas de enfriamiento. Foto: Javier Montalvo para EL COMERCIO

En el Centro Agrícola de Tulcán está instalada una de la 45 plantas de enfriamiento. Foto: Javier Montalvo para EL COMERCIO

En el Centro Agrícola de Tulcán está instalada una de la 45 plantas de enfriamiento. Foto: Javier Montalvo para EL COMERCIO

La producción de leche mejoró en Carchi los últimos tres años. Ese mismo comportamiento tuvo la papa.

Los dos productos son los que mejor desempeño económico han tenido, asegura Ramiro Narváez, director de Desarrollo Económico Local de la Prefectura.

En este año, la actividad lechera genera 400 000 litros diarios, aunque el año pasado fue menor, según la encuesta agropecuaria Espac 2018, del Instituto Nacional de Estadística y Censos. La superficie y la producción de la papa también crecieron.

La actividad agropecuaria, el comercio y el transporte pesado eran consideradas, hasta hace un lustro, el motor económico del Carchi.

Sin embargo, las continuas devaluaciones del peso colombiano frente al dólar encarecieron los productos y provocaron un colapso en los negocios que se concentraban básicamente en Tulcán.

Bayardo Martínez
, directivo de la Cámara de Comercio, recuerda que hace cinco años se registraban 4 800 firmas. Pero el 82% de negocios cerró.

La reducción de importaciones afectó a los propietarios de camiones, explica Jaime Bastidas, expresidente de la Asociación de Transporte Pesado del Carchi. Los dueños, conductores y ayudantes de 3 500 camiones atraviesan una crisis por esa caída.

En ese panorama la actividad agropecuaria se ha convertido en la tabla de salvación económica de la provincia, asegura la viceprefecta Melva Cadena. El Gobierno provincial calcula que en los últimos tres años creció un 7%.

Es por ello que la institución ha apuntalado las actividades agrícolas y ganaderas mediante varios proyectos. Por ejemplo, están la construcción, operación y mantenimiento de 18 sistemas de riego. El año anterior se invirtieron USD 2,1 millones. Eso permitió incorporar áreas de cultivo que antes estaban abandonadas por falta del líquido, explica Cadena.

María Andrade, beneficiaria del sistema Chúnquer-Tulcán, asegura que el agua le permitió sembrar papas y pastizales.

La capacitación de los productores de ganado vacuno también ayudó al rendimiento.

Lidia Consenida -con una finca en Tulcán- comenta que les enseñaron a mejorar el cultivo de pastos, a desparasitar y vitaminizar a los animales.

Paralelamente, tres clínicas agroveterinarias de la Prefectura recorren desde hace tres años la zona rural. Cada clínica tiene un veterinario, un zootecnista y un chofer para la camioneta. Llevan medicamentos e instrumentos médicos.

Están en capacidad de realizar intervenciones quirúrgicas. Juan Carlos Jácome, uno de los técnicos, coordina las visitas con las juntas parroquiales. Manuel Valenzuela, campesino de la parroquia Monte Olivo, dice que la atención es gratuita. Por cada ganadero se atienden 25 animales, en promedio; se considera que ese número engloba a pequeños y medianos productores.

Como parte de la asistencia se entregaron 45 plantas de enfriamiento para almacenar el lácteo. La mayoría tiene capacidad para 10 000 litros, como la del Centro Agrícola de Tulcán. Ahí se recibe el aporte de 60 productores.

Luego se entrega a las empresas procesadoras. El 50% de los 400 000 litros diarios va a la industria, que paga entre USD 0,35 y 0,42 por cada litro.

El resto se vende a menor precio o se utiliza para la producción de queso fresco y yogur, en plantas artesanales.

En la papicultura se entregó semilla mejorada, que incrementó la producción por hectárea: 24 toneladas anuales. En el 2016 fueron 19 toneladas.

También se diversificó la producción con frutales como aguacate y mango. Además, se produce café arábigo de la variedad Castilla. Hay 200 hectáreas sembradas. Eleonora Migno, de la corporación italiana Cospe, interesada en el cultivo, asegura que la calidad de este café de altura garantizará mercados en el exterior.

Suplementos digitales