Una adulta mayor se salvó de ser atropellada en Guayaquil
Congreso de Perú rechaza adelantar las elecciones pa…
Autobús cayó al precipicio en Perú y hay al menos 20…
Paraguay confirma su primer caso de sarampión en 25 años
Agentes del GOE fueron baleados en Ambato
¿Cómo acceder al formulario de proyección de gastos …
Asesinato múltiple se registra en urbanización en la…
Comunidades cercanas al volcán Cotopaxi realizaron e…

Rafael Correa hace un llamado a la calma tras sismos

Pobladores de Esmeraldas salieron a las calles después de los sismos. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO

Pobladores de Esmeraldas salieron a las calles después de los sismos. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO

Los pobladores de Esmeraldas permanecen en las calles tras los sismo de este domingo 10 de julio del 2016. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO

El presidente Rafael Correa hizo un llamado a la calma, tras los dos fuertes sismos que sacudieron este domingo, 10 de julio, la misma zona arrasada en abril por un terremoto que dejó más de 600 muertos.

Además, Correa recordó que este tipo de réplicas eran esperadas, pues ocurren luego de un sismo de magnitud como el ocurrido el 16 de abril pasado, de 7.2 grados en la escala de Richter.

Los sismos de hoy, de 6.2 y 5.9 grados, se produjeron pasadas las 21:00  en la localidad de Muisne en la provincia de Esmeralda, señaló el Geofísico en su cuenta de Twitter.

El Servicio Geológico de Estados Unidos dijo que el primer sismo tuvo una magnitud de 6,4 y que su epicentro se localizó 41 km al sur de la localidad de Propicia y 154 km al noroeste de Quito.

Según las autoridades ecuatorianas, los movimientos no generaron alerta de tsunami y no se han reportado víctimas ni daños.

“Dos réplicas fuertes con epicentro en Muisne. Todos a guardar la calma. Un abrazo a toda Esmeraldas ” , escribió el presidente Rafael Correa.


Según el Servicio Integrado de Seguridad, en varios sectores de la provincia de Esmeraldas se cortó la electricidad.

Pobladores de Esmeraldas salieron a las calles después de los sismos. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO